Protocolo de Londres | 1828 -30

1828 -30

El 16 de noviembre de 1828, los enviados de los reinos británico-irlandés, ruso junto al Reino de Francia firmaron la primera de una serie de protocolos que otorgaron un nuevo estatus político al reciente Estado Griego establecido tras la Guerra de Independencia de Grecia. Este acuerdo supuso mayor autonomía bajo el protectorado otomano comprendiendo los territorios de la península del Peloponeso y el sur del archipiélago de las islas bañadas por el mar Egeo.

El 22 de marzo de 1829, el protocolo del año anterior fue enmendado para ofrecer un mayor reflejo a las conclusiones de la Conferencia de Poros entre los embajadores griego y otomano. Como resultado, el territorio griego fue extendiéndose hasta hacer frontera con los golfo de Arta y de Pagasético incluyendo la anexión de Eubea y las Cícladas, pero sin incluir Creta (entonces: parte del Imperio Otomano)

Sin embargo, Grecia continuó siendo un territorio autónomo que le permitía no ser dependiente de las tres potencias europeas. El 30 de noviembre se acordó en Londres darles la independencia, aunque sus fronteras quedaron afectadas al retroceder estas hasta el río Aspropotamos.[1]

El 3 de febrero de 1830 se firmó el derecho de Grecia a su soberanía.[2]