Popocatépetl | precursores de erupciones
English: Popocatépetl

Precursores de erupciones

Las erupciones volcánicas pueden ser precedidas por cambios en la actividad sísmica y vulcanomagnética, en la composición química de los gases, del agua de manantiales y algunas veces por deformación. Para hacer un pronóstico volcánico adecuado es necesario reconocer estas señales indicativas de una erupción y su temporalidad. Las erupciones del Popocatépetl que comenzaron el 21 de diciembre 1994, fueron precedidas por aumentos en los eventos sísmicos vulcanotectónicos (VT), cambios en temperatura y concentración de sulfatos y cloruros en el lago del cráter y en la pCO2 en los manantiales. También hubo un descenso del pH en algunos manantiales varios meses antes de la erupción. Los eventos sísmicos de periodo largo también aumentaron antes de algunas erupciones y los episodios de tremor armónico así como las anomalías magnéticas negativas antecedieron a la formación de domos y están ligadas al ascenso de magma. La energía sísmica acumulativa de los eventos sísmicos vulcanotectónicos muestra una aceleración en la tasa antes de las erupciones principales. Hubo precursores claros antes de las erupciones de diciembre a enero de 2001, como son las anomalías magnéticas negativas, correlacionadas con el incremento en la sismicidad, así como pequeños cambios en los manantiales. Estos cambios ocurrieron dos meses antes de la erupción. Adicionalmente, unos días antes se presentaron episodios de tremor armónico de gran amplitud y aumento en el flujo de SO2, esto, junto con el análisis de los datos del RSAM permitió hacer una evaluación y pronóstico adecuado de la erupción de 2000.