Ley para la Reforma Política | antecedentes

Antecedentes

El 20 de noviembre de 1975 murió el general Francisco Franco y dos días después Juan Carlos I fue proclamado rey de España, iniciando la Transición española. En julio de 1976 se produjo el cese del presidente del Gobierno Carlos Arias Navarro, tras rechazar las Cortes franquistas su Plan para la reforma política, y Adolfo Suárez González fue designado presidente del Gobierno por el rey.

Siete asociaciones políticas, constituidas al abrigo de la ley de Arias Navarro, para dar cauce en democracia al llamado franquismo sociológico, fundaron el 9 de octubre de 1976 un nuevo partido político, Alianza Popular (AP). Sus líderes eran Manuel Fraga (Reforma Democrática), Licinio de la Fuente (Democracia Social), Federico Silva (Acción Democrática Española), Laureano López Rodó (Acción Regional), Gonzalo Fernández de la Mora (Unión Nacional Española), Enrique Thomas de Carranza (Unión Social Popular) y Cruz Martínez Esteruelas (Unión Nacional Española).[2]​ Para frenar esta tendencia, hubo en AP veleidades de provocar con sus votos negativos la dimisión de Adolfo Suárez, y José María de Areilza y Pío Cabanillas fundan el Partido Popular.

Tanto Adolfo Suárez como Torcuato Fernández-Miranda estaban dipuestos a disolver las Cortes Españolas en el supuesto de encontrar oposición ya que se había cumplido su mandato.[3]

Tras la aprobación del proyecto de ley por el Consejo de Ministros se presenta ante el Consejo Nacional del Movimiento, siendo aprobado el 16 de octubre por 80 votos a favor, 13 en contra y 6 abstenciones. Este organismo prologaba su propia disolución:

... El Proyecto de Ley presente, que pretende y que busca, preferencialmente, que la mayoría popular se constituya en instancia decisoria de la reforma, sólo incardinando en el orden político vigente puede encontrar fuente y base para su legítimo planteamiento...