Letonia | cultura
English: Latvia

Cultura

Baile tradicional en el Festival de la Canción y la Danza de Letonia.

La cultura de Letonia incorpora elementos de los pueblos bálticos, representados en el idioma letón, con otros propios de la cultura europea. Por historia y geografía, Letonia se ha visto influida por las tradiciones de los livonios, de las tribus bálticas, de los alemanes del Báltico, de los escandinavos y de los rusos. De ese último grupo cabe destacar una significativa comunidad rusófona en la región sudoriental.[114]

El movimiento nacionalista letón impulsó el desarrollo de una cultura propia a partir de la década de 1850, en contraposición al dominio ejercido por los alemanes bálticos y más tarde por el Imperio ruso.[115]

Letonia cuenta con dos bienes declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: el centro histórico de Riga (1997) y el arco geodésico de Struve (2005),[117]

Por otra parte, el estado tiene dos bienes culturales inmateriales: el Festival de la Canción y la Danza de Letonia —compartido con los eventos equivalentes de Estonia y Lituania— y la Herencia Cultural del Pueblo Suiti, una pequeña comunidad ubicada en el pueblo de Alsunga.[119]

Arquitectura

Edificios en el casco antiguo de Riga.

La arquitectura tradicional está basada en las casas de madera, con notables diferencias según la región. En la zona occidental predominan las construcciones individuales, mientras que en la oriental los hogares están situados a lo largo de una calle principal.[121]

El desarrollo económico de Letonia en el siglo XIX conllevó la construcción de numerosos edificios, primero de estilo neoclásico y posteriormente de estilo modernista, tanto en Riga como en otras ciudades del país.[123]

Bellas artes

Arkādija, por Janis Rozentāls.

Uno de los referentes del arte tradicional es la cerámica letona y las vasijas de Latgale. La región formaba parte de la llamada cultura de la cerámica del peine en el Neolítico, común a toda la región báltica y Rusia Occidental.[124]

El Museo Nacional de Arte de Letonia (LNMM), abierto en 1905, alberga una colección de 52 000 obras que reflejan el desarrollo de las bellas artes en los países bálticos, entre ellas las del pintor impresionista local Janis Rozentāls (1866-1916), considerado el padre de la escuela nacional de pintura.[125]​ El edificio del LNMM es obra del arquitecto alemán Wilhelm Neumann, quien a su vez se convirtió en el primer director del centro. La otra gran pinacoteca del país, también en la capital, es el Museo Letón de Arte Extranjero.

Entre los artistas nacidos en Letonia que han triunfado fuera, destacan el pintor Mark Rothko, el director de cine Serguéi Eisenstein, la escultora Vera Mújina, el bailarín Mijaíl Barýshnikov, y el fotógrafo Philippe Halsman.

Literatura

La leyenda mitológica de Lāčplēsis inspiró algunas de las primeras obras en letón.

La literatura letona clásica está basada en la tradición oral, mientras que la culta solía escribirse en alemán y latín hasta finales del siglo XVIII, representada en autores como Garlieb Merkel. Aunque las primeras obras en idioma letón datan de la década de 1550, no pudo desarrollarse a nivel literario hasta el nacionalismo romántico del siglo XIX. De esa época sobresalen el poemario Dziesmiņas ( Juris Alunāns), la epopeya Lāčplēsis ( Andrejs Pumpurs) y el cancionero Latvju dainas (Krišjānis Barons). Después de la independencia de 1918 destacaron autores como el fabulista Kārlis Skalbe y los poetas Rainis y Aleksandrs Čaks.[126]

Después de la Segunda Guerra Mundial, la literatura letona se divide en tres grupos: escritores que permanecen en el país tras la ocupación soviética —como el poeta Imants Ziedonis o los novelistas Vilis Lācis y Vizma Belševica—, escritores deportados a gulags — Knuts Skujenieks— y escritores exiliados —Zenta Mauriņa—.[127]

Música

Un intérprete de kokles, el instrumento musical nacional.

Letonia tiene un rico legado de música tradicional basado en el folclore letón. Su mayor símbolo es la daina, una canción presentada en ocasiones como obra literaria, y cuya temática abarca desde la mitología letona hasta la agricultura.[131]

Los coros tienen mucha importancia en la cultura nacional. En 1873 se celebró la primera edición del Festival Nacional de la Canción y la Danza de Letonia, en el que cada cinco años se interpretan canciones en idioma letón.[118]

Respecto a la música popular, Letonia ha aportado artistas como Imants Kalniņš —el primer autor de una ópera rock en la Unión Soviética—,[136]

Gastronomía

El sklandrausis es uno de los platos nacionales letones.

La gastronomía letona combina aspectos comunes a la región báltica con otros hábitos procedentes de Alemania y Rusia.[137]

Algunos de los platos nacionales son los elaborados a base de guisantes grises, la sopa de remolacha y el sklandrausis —tartaleta de zanahoria, patatas y centeno—,[137]

Días festivos

El calendario de días festivos se fija cada año, dependiendo de la distribución semanal. El repertorio de fiestas comunes para toda Letonia es el siguiente:[139]

Fecha Nombre Notas
1 de enero Año Nuevo
Marzo o abril Viernes Santo Festividad cristiana.
Marzo o abril Lunes de Pascua Festividad cristiana.
1 de mayo Fiesta del Trabajo
4 de mayo Día de la Independencia Festividad nacional. Conmemoración de la restauración de la independencia en 1991.
23 de junio Víspera de San Juan
24 de junio Fiesta de San Juan
18 de noviembre Día Nacional de Letonia Festividad nacional. Conmemoración de la declaración de independencia de 1918.
25 de diciembre Navidad Festividad cristiana. Conmemoración del nacimiento de Jesús de Nazaret.
26 de diciembre Día de San Esteban Festividad cristiana.
31 de diciembre Nochevieja

Deportes

La tenista Jelena Ostapenko.

Los deportes más populares en Letonia son el hockey sobre hielo y el baloncesto.[140]​ El país ha acogido el Campeonato Mundial de Hockey en 2006 y cuenta con un equipo en la Liga Continental (KHL), el Dinamo Riga. Respecto al baloncesto, Letonia fue campeona de la primera edición del EuroBasket en 1935, se mantuvo como potencia regional en tiempos de la Unión Soviética, y si bien no ha vuelto a ganar un título sí ha formado jugadores de reconocido prestigio como Gundars Vētra, Valdis Valters y Kristaps Porziņģis. El país fue una de las sedes del Campeonato Europeo Masculino de 2015.

En cuanto al fútbol, Letonia es la única selección báltica que se ha clasificado para una competición internacional, la Eurocopa 2004, aunque su nivel está por debajo de la media europea.[142]

La tenista riguesa Jelena Ostapenko, miembro del circuito profesional de la WTA, es la primera persona letona que ha ganado un título del Grand Slam, el torneo de Roland Garros de 2017.[144]

Letonia compite en los Juegos Olímpicos a través del Comité Olímpico Letón, debutando en Chamonix 1924, y suele obtener mejores resultados en los Juegos de Invierno que en los de Verano.[145]