Idioma italiano | descripción lingüística

Descripción lingüística

Posición dentro de la familia romance

Tradicionalmente se ha discutido la posición del italiano como lengua, dentro de las numerosas clasificaciones propuestas para las lenguas romances. La más extendida es la que separa a dicho grupo de lenguas en dos ramas:

  1. La vertiente occidental, que incluye el español, el gallego, el asturiano, el catalán, el portugués, el francés y las demás lenguas de oil, el occitano, el francoprovenzal, el retorromano o romanche, las lenguas galo-italianas (lombardo, piamontés, emiliano-romañolo, ligur), el ladino, el friulano, el veneciano y el sardo.
  2. La vertiente oriental, que incluye el rumano (dacorumano), el arumano y el macedorrumano, el extinto dálmata, junto al grupo Italorromance que incluye el siciliano, calabrés, el napolitano, el corso y el «italiano» o, más propiamente, toscano. En esta última rama (aunque con algunas discusiones) es donde usualmente se incluye al dialecto abruzzese. Esta clasificación cuenta con más aceptación. [42]

Fonología

El inventario consonántico del italiano viene dado por:[43]

Labial Alveolar Palatal Velar
Nasal m n ɲ ŋ
Oclusiva p b t d k ɡ
Africada ts dz
Fricativa f v s z ʃ
Vibrante r
Lateral l ʎ
Aproximante j w

El italiano tiene un sistema típicamente romance formado por siete vocales con cuatro grados de obertura, formado por /a, ɛ, e, i, ɔ, o, u/, además de sus 24 fonemas consonánticos, el sonido fonético [ŋ] es formado al colocar la consonante "n" seguida de una consonante velar, este fenómeno también se presenta en el idioma español en palabras tales como "manco", "tengo", "zanja". Comparada con otras lenguas románicas el italiano es altamente conservador en fonología.

Ortografía

El italiano tiene una ortografía bastante regular, en que cada letra o dígrafo tiene una pronunciación fija, con excepciones predecibles. Se caracteriza por la conservación de las vocales finales, y por la pronunciación de las consonantes geminadas (consonantes dobles). El acento tónico se encuentra normalmente en la penúltima sílaba, pero también puede estar en la última o en la antepenúltima.

Algunas reglas de pronunciación pueden, sin embargo, confundir a los hispanófonos. Por ejemplo, la c seguida de e o i se pronuncia «ch» (IPA //), mientras que delante de a, o y u se pronuncia /k/. Para mantener el sonido /k/ delante de e o i, habrá que añadir una h: chiamo se pronuncia «quiamo» (IPA /'kja.mo/). Para obtener el sonido «ch» delante de las demás vocales se añade una i: ciao se pronuncia "chao" /'tʃao/ (la i no se pronuncia).

De forma análoga, delante de e o i, la g se pronuncia IPA /ʤ/. Se pronunciará /g/ (como en gato) delante de las demás vocales. Se emplean también la h y la i para modificar su pronunciación.

Las consonantes dobles se diferencian de las simples en la pronunciación. Una analogía con el castellano es la n de «innoble».

Gramática

La gramática italiana presenta numerosas similitudes con la catalana, la francesa, la gallega, la portuguesa, la española y la rumana con las que comparte la pertenencia a la familia de las lenguas romances.

Sustantivos

Los sustantivos tienen dos géneros: masculino y femenino, así como dos números: singular y plural. Las principales terminaciones, por género y número, son:

  • masculino en -o, plural en -i: libro, libri
  • masculino o femenino en -e, plural en -i: fiore, fiori; luce, luci
  • masculino en -a, plural en -i: poeta, poeti
  • femenino en -a, plural en -e: scala, scale

Son invariables en italiano los sustantivos que terminan en vocal acentuada (la virtù / le virtù – la virtud / las virtudes), los sustantivos (casi todos de origen extranjero) que terminan en consonante (il bar / i bar – el bar / los bares), los sustantivos que terminan en -i no acentuada (il bikini / i bikini, la crisi / le crisi – el bikini / los bikinis, la crisis / las crisis), y muchos otros sustantivos.

Los sustantivos que terminan en -a suelen ser femeninos, mientras que los acabados en -o suelen ser masculinos, y los que finalizan en -e pueden ser masculinos o femeninos. El plural se forma en -e cuando la palabra acaba en -a o en -i cuando la palabra termina en -o o -e. Existen, en cambio, multitud de excepciones que se derivan de los términos latinos, por ejemplo: la mano y su plural le mani, ambos femeninos.

Hay un grupo bastante numeroso de palabras, en su mayoría referentes a partes del cuerpo humano, que en singular terminan en -o y son de género masculino, mientras que en plural acaban en -a y pasan a ser de género femenino, por ejemplo: il braccio / le braccia (el brazo / los brazos) o l'uovo / le uova (el huevo / los huevos). Originalmente estos vocablos tenían género neutro en latín, brachium / brachia y ovum / ova.

Artículos

Los artículos en italiano son de dos tipos: indeterminado y determinado. Los primeros sirven para indicar un elemento genérico de un todo, mientras los segundos, para indicar un elemento específico de un todo.

Artículos indeterminados:

  • masculino singular: un, uno (ante palabras que inician con z, gn, x, pn, ps o s impura, es decir la s seguida por una consonante)
  • femenino singular: una, un' (ante palabras que inician con vocal)

No existe una forma plural única auténtica; para ello puede hacerse uso del artículo partitativo masculino (dei; degli, ante palabras que inician con z, gn, x, pn, ps, o s impura) o femenino (delle).

Artículos determinados:

  • masculino singular: il, lo (ante palabras que inician con z, gn, x, pn, ps, o s impura; se contrae en l' ante palabras que inician con vocal)
  • femenino singular: la (se contrae en l' ante palabras que inician con vocal)
  • masculino plural: i, gli (ante palabras que inician con z,x, gn, pn, ps, s impura o vocal)
  • femenino plural: le

La contracción de gli ante palabras que inician con i, y de le ante palabras que inician con e («gl'individui», «l'erbe») se considera ya arcaica. En el lenguaje burocrático y legal se tiende a no contraer la ante una vocal: «la espressione».

Nota: la elección del artículo se efectúa sobre la base de la palabra que sigue, aunque esta no sea un sustantivo, sino parte del discurso.

Algunos ejemplos:

il bravo attore l'attore
il bello specchio lo specchio
lo strano comportamento il comportamento
la forte eco l'eco (NB: eco en singular es un sustantivo de género femenino)
i piccoli gnomi gli gnomi
gli stessi problemi i problemi
uno stupido inconveniente un inconveniente
il quasi spento zolfo lo (spento) zolfo
il suo zaino lo zaino
la nostra amica l'amica

A las diferentes formas del artículo determinado corresponden otras tantas variantes del adjetivo demostrativo quello: quello specchio, quel comportamento, etcétera.

Pronombres personales

Los pronombres personales sujetos se sobreentienden, a menos que se quiera insistir en la persona que realiza la acción.

Singular Plural
1a persona io - yo noi - nosotros/as
2a persona (informal) tu - tú voi - vosotros/as, ustedes
2a persona (cortesía) Lei - usted (muy formal) Voi - ustedes (muy formal)
3a persona (literaria) egli - él (animado)
esso - él (inanimado)
ella - ella (animada)
essa - ella (inanimada)
essi - ellos
esse - ellas
3a persona (usual) lui - él
lei - ella
loro - ellos/as

Verbos

Los verbos pueden conjugarse en indicativo, subjuntivo, condicional e imperativo. Existen también tres formas impersonales: infinitivo, gerundio y participio.

Los verbos se dividen en tres categorías o conjugaciones: los verbos en -are, los verbos en -ere y los verbos en -ire. Algunos verbos, como essere (ser), son irregulares.

Junto con las categorías tradicionales de conjugación, también se han introducido categorías que incluyen verbos como avviare, que son bastante frecuentes y tienen diferentes terminaciones y acentos.[44]

En el «passato prossimo» (pretérito perfecto) se utiliza tanto el verbo essere (ser) como el verbo avere (haber) dependiendo del tipo de verbo que acompañan (de movimiento, de estado, reflexivo...), al igual que en francés (être, avoir) o en alemán (sein, haben). Si se utiliza el verbo essere, el participio se adecua en género y número.

El «presente indicativo» de essere (ser, estar) y avere (haber, tener) es:

essere avere
io sono ho
tu sei hai
lui/lei è ha
noi siamo abbiamo
voi siete avete
loro sono hanno

Rasgos evolutivos del italiano

  • Asimilación de los grupos consonánticos ct y pt, del latín, que pasan la consonante doble tt. Ejemplos: latín acceptāre 'aceptar' > italiano accettare (aunque existe alguna excepción como praticare y sus derivados), y lat. oct 'ocho' > it. otto. El resultado para -ct- contrasta con las lenguas románicas occidentales, incluyendo las lenguas galoitalianas del norte de Italia, que en esa posición presentan palatalización.
  • Palatalización de l en los grupos consonánticos pl, bl y cl, gl del latín, por los grupos pi /pj/, bi /bj/ y chi /kj/, ghi /gj/. Ejemplos: piano 'llano/plano' (del latín planus), più 'más' (del latín plus), chiesa 'iglesia' (del latín ecclesia)
  • Pérdida de la s final latina. Ejemplos: Gesù 'Jesús' (del latín Iesus), Giovanni 'Juan' (del latín Iohannes).
  • Pérdida de la i de los diptongos finales latinos. Ejemplos: impero (del latín imperium), essenza (del latín esentia)