Dieta (alimentación) | dieta y salud
English: Dieting

Dieta y salud

El desbalance entre la energía consumida y gastada resulta en malnutrición por déficit y por el contrario una ingesta excesiva de energía y bajo gasto, trae consigo el incremento en las reservas de tejido adiposo, y con ello el sobrepeso o la obesidad.

Por otra parte un bajo consumo de vitaminas y minerales puede conducir a la aparición de diferentes enfermedades. Por ejemplo, el 30% de la población mundial está en riesgo de desarrollar deficiencia de yodo.

La deficiencia de vitamina A por su parte ha ocasionado la ceguera en al menos 3 millones de niños en el mundo.[8] Mientras que la deficiencia de vitamina C, produce escorbuto.

La deficiencia de calcio, vitamina D y fósforo suelen estar interrelacionados; por lo que cambios en alguno de ellos pudiera afectar los otros, en especial su absorción. La desnutrición avanzada por su parte, se manifiesta en los niños como enfermedades denominadas Kwashiorkor y Marasmo, en las que el desgaste muscular y la pérdida de proteínas del organismo es importante, inclusive pueden ocasionar la muerte en infantes.

Un problema actual en la sociedad es la obesidad, cuya magnitud alcanza el término de epidemia en el mundo occidental, cuyos efectos son nocivos para la salud, entre ellos el desarrollo de enfermedades cardíacas, diabetes y muchas otras enfermedades.

Un desorden alimentario en una afección mental que interfiere con el consumo adecuado de alimentos. Los desórdenes de alimentación afectan frecuentemente a las personas con problemas en la percepción de su imagen corporal, los cuales llegan a ser muy negativos. Sin embargo es evidente que un tratamiento psicológico y una asesoría nutricional adecuada, puede modificar estas conductas progresivamente, llevando a estas personas a mejorar sus hábitos de alimentación y ser más saludables.

Absorción de la dieta

Comprende la habilidad del organismo para absorber de manera adecuada los nutrientes de la dieta consumida por el humano.Por lo que en ciertas enfermedades o situaciones especiales, es necesario estudiar o investigar en un individuo la pérdida de nutrientes por falta de absorción o por pérdida exagerada de los nutrientes.

Dieta para el control de peso

Dependiendo de los intereses de los individuos, puede seleccionarse una dieta o patrón alimentario diario, bien sea para incremento de peso, pérdida de peso, entrenamiento deportivo, problemas de salud cardiovascular, prevención del cáncer, alergias alimentarias, tratamiento de patologías ( dietoterapia) u otras razones, las personas suelen modificar su patrón de alimentación, por lo que coloquialmente dicen "hacer dieta", lo que de una u otra manera puede modificar el balance energético diario, y con ello incrementar o disminuir las reservas de grasa en el organismo.

De allí que la industria alimenticia haya creado una serie de productos que suelen recomendar a nivel comercial para satisfacer los gustos o necesidades del consumidor. Por ejemplo, los alimentos que son bajos en calorías han sido denominados "ligeros", aunado a esto suelen recomendar a su vez la realización de algún ejercicio físico. Sin embargo, ha sido tan comercializado a nivel mundial que la evidencia científica sugiere que tiene una influencia drástica en lo que se refiere a los hábitos de consumo y a la aparición de muchos desórdenes alimentarios. Otros comerciantes han difundido la idea de que se puede perder peso fácilmente sin esfuerzo, lo que también ha traído mucho fraudes o problemas de otra índole.

Dietas para el tratamiento de patologías

Aunque la mayoría de la gente ve las dietas como algo para controlar el peso corporal o para el ejercicio físico, las dietas son un instrumento de tratamiento de patologías muy importante en medicina. En este caso se llama dietoterápia. Este tipo de tratamiento es utilizado para numerosas patologías, como la diabetes, la enfermedad de Crohn, la malnutrición, los trastornos de la conducta alimentaria, las dislipemias, la gastritis, la hipertensión, la insuficiencia renal, osteoporosis etc... De esta manera, se contribuye a paliar o hacer desaparecer los síntomas de la enfermedad, prevenir la aparición de patologías asociadas, evitar que la enfermedad empeore o incluso en algunas conseguir su remisión total, mejorando así la calidad de vida del paciente. Estos métodos han sido utilizados con más o menos criterio científico y con más o menos sofisticación desde tiempos muy remotos, por ejemplo por Hipócrates.

En la actualidad, esta tarea se realiza siempre desde el criterio científico moderno por nutricionistas, con los métodos más actuales.