Viejo Mundo
English: Old World

Mapa del Viejo mundo dividido en ecozonas:      Paleártico      Paleotrópico

El término "Viejo Mundo" se usa en Occidente para referirse a África, Asia y Europa (Eurafrasia o la Isla del Mundo), considerada colectivamente como la parte del mundo conocida por su población antes del contacto con América y Oceanía (el "Nuevo mundo"). Se usa en el contexto de, y contrasta con, el Nuevo Mundo (las Américas y Oceanía).

El Viejo Mundo consiste en aquellas partes de la Tierra conocida por los europeos antes de los viajes de Cristóbal Colón: Europa, Asia, África y las islas circundantes. El término es el opuesto a Nuevo Mundo, que da a entender a América y Oceanía.

Aunque el interior de Asia y África no habían sido explorados por los europeos de entonces, se sabía de su existencia, hasta Japón y Sudáfrica. De esta manera ellos también son considerados Viejo Mundo. La Antártida no es considerado ni Viejo ni Nuevo Mundo, ya que los términos son anteriores a su descubrimiento por los europeos.

Mapa de Fra Mauro (1459).

En acepción biológica, los organismos del Viejo Mundo son aquellos que se encuentran en Eurasia y África, y los organismos del Nuevo Mundo son aquellos encontrados en América. La distinción entre Viejo y Nuevo Mundo también se aplica a los vinos,[2]

LA ETIMOLOGIA

En el contexto de la arqueología y la Historia universal, el término "Viejo Mundo" incluye aquellas partes del mundo que estuvieron en contacto cultural (indirecto) desde la Edad del Bronce en adelante, resultando en el desarrollo paralelo de las primeras civilizaciones, principalmente en la zona templada entre aproximadamente los paralelos 45 y 25, en el área del Mediterráneo, Mesopotamia, Meseta iraní, Subcontinente indio y China.

Estas regiones estaban conectadas a través de la ruta comercial de la Ruta de la seda, y tienen un período de Edad del Hierro pronunciado después de la Edad del Bronce. En términos culturales, la Edad de Hierro estuvo acompañada por la llamada Era Axial, que se refiere a desarrollos culturales, filosóficos y religiosos que finalmente condujeron al surgimiento del Occidente histórico (helenismo, "clásico"), oriental (zoroástrico y abrahámico) y lejano. Las esferas culturales orientales (hinduismo, budismo, jainismo, confucianismo, taoísmo).