Unión por el Mediterráneo

Unión por el Mediterráneo
Unión por el Mediterráneo
EU28-2013-Union for the Mediterranean.svg
Tipoorganización intergubernamental
Fundación13 de julio de 2008
SedeBarcelona (España)
Área de operaciónCuenca mediterránea
Secretario generalNasser Kamel
Miembros43 estados
Estructura
Sitio webufmsecretariat.org

La Unión por el Mediterráneo (UpM) es una organización intergubernamental formada por un total de 43 países de Europa y de la cuenca mediterránea: forman parte de esta organización los 28 estados miembros de la Unión Europea, y los 15 países socios mediterráneos del norte de África, Oriente Medio, y sudeste de Europa.

Se fundó en julio del 2008 en la Cumbre de París para el Mediterráneo, con el objetivo de reforzar el Partenariado Euromediterráneo (Euromed) creado en 1995 y conocido como Proceso de Barcelona.

La UpM tiene como finalidad promover la estabilidad y la integración en toda la región mediterránea. Constituye un foro de debate de cuestiones estratégicas regionales sobre la base de los principios de coapropiación, toma de decisiones conjuntas y responsabilidad compartida entre las dos orillas del Mediterráneo. Su objetivo principal es mejorar la integración norte-sur y sur-sur en la región mediterránea para así potenciar el desarrollo socioeconómico de los diferentes países que la componen y asegurar su estabilidad. Mediante sus acciones, la institución se centra en dos pilares básicos: impulsar el desarrollo humano y promover el desarrollo sostenible. Con dicho fin, se dedica a identificar y a apoyar proyectos e iniciativas de carácter regional de diversa envergadura que aprueba tras una decisión consensuada entre los 43 países miembros. Dichos proyectos e iniciativas se centran en 6 áreas de actividad siguiendo el mandato de los Estados miembros de la UpM: 

  • El desarrollo empresarial
  • La educación superior y la investigación
  • Los asuntos sociales y civiles
  • La energía y la acción por el clima
  • El transporte y el desarrollo urbano
  • El agua y el medio ambiente

Historia

Lanzamiento de la Unión por el Mediterráneo

En la Cumbre de París para el Mediterráneo (celebrada el 13 de julio del 2008), los 43 jefes de Estado y de Gobierno de la región euromediterránea acordaron lanzar el Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo. Se presentó como una nueva fase del Partenariado Euromediterráneo con nuevos miembros y una mejor arquitectura institucional destinada a "mejorar las relaciones multilaterales y la coapropiación del proceso, fijar una gobernanza basada en la igualdad y que se traduzca en proyectos concretos que resulten más visibles para la ciudadanía. Ahora es el momento de dar un impulso nuevo y continuado al Proceso de Barcelona. Se necesita un mayor compromiso y un nuevo elemento catalizador para convertir los objetivos de la Declaración de Barcelona en resultados tangibles".[1]

La Cumbre de París fue considerada un éxito diplomático para Nicolas Sarkozy.[3]

En la Conferencia Euromediterránea de Asuntos Exteriores celebrada en Marsella en noviembre del 2008, los ministros asistentes decidieron abreviar la denominación de la iniciativa, que pasó a llamarse "Unión por el Mediterráneo".[4]

El encuentro concluyó con una nueva declaración conjunta[5]​ que servía de complemento a la Declaración de París definiendo la estructura organizativa y los principios que habrían de sustentar la UpM. Por otra parte, se estableció una copresidencia rotativa que habrían de ostentar conjuntamente un país miembro de la UE y un socio mediterráneo. Francia y Egipto fueron los primeros países en ocupar dicha copresidencia. Asimismo, las normas establecen la presencia de la Liga Árabe en todas las reuniones. Finalmente, se creó un secretariado con un estatus legal aparte y estatutos propios y se estableció la sede en Barcelona.

El hecho de que la Unión por el Mediterráneo se lanzara como una nueva fase del Partenariado Euromediterráneo implica que la Unión acepta y se compromete a mantener el acervo de la Declaración de Barcelona, cuyo objetivo es promover "la paz, la estabilidad y la prosperidad" en el conjunto de la región (Barcelona, 2). Por ello, siguen plenamente vigentes los cuatro capítulos de cooperación del marco del Proceso de Barcelona que fueron desarrollándose a lo largo de 13 años:[6]

  • Política y seguridad
  • Economía y comercio
  • Asuntos socioculturales
  • Justicia y asuntos internos Este cuarto capítulo se incluyó con motivo del décimo aniversario de la Cumbre Euromediterránea celebrada en Barcelona en el 2005.

El objetivo de establecer una zona de libre comercio en la región euromediterránea para 2010 (y posteriormente), propuesto inicialmente en la Conferencia de Barcelona de 1995, fue igualmente ratificado por la Cumbre de París del 2008.[1]

Amén de los cuatro capítulos de cooperación mencionados, los 43 ministros de Asuntos Exteriores reunidos en Marsella en noviembre del 2008 identificaron seis proyectos concretos dirigidos a paliar necesidades específicas de la región euromediterránea y a aumentar la visibilidad del Partenariado:[5]

  • Descontaminación del Mediterráneo. Este amplio proyecto abarca múltiples iniciativas destinadas a lograr una buena gobernanza en materia de medio ambiente, el acceso al agua potable, la gestión del agua, la reducción de la contaminación y la protección de la biodiversidad mediterránea.[7]
  • Autopistas marítimas y terrestres. El objetivo de este proyecto es aumentar y mejorar la circulación de bienes y personas en toda la región euromediterránea, lo cual pasa por la mejora de sus puertos y la construcción de autopistas y ferrocarriles. De forma concreta, las declaraciones de París y Marsella mencionan la construcción de los sistemas transmagrebíes de autopistas y ferrocarriles que conectarían Marruecos, Argelia y Túnez.[7]
  • Protección civil. El proyecto en materia de protección civil pretende mejorar la prevención de los desastres tanto naturales como provocados por el ser humano, así como la preparación y la respuesta ante los mismos. El objetivo final es "acercar progresivamente a los países socios del Mediterráneo al Mecanismo Europeo de Protección Civil".[6]
  • Energías alternativas: el Plan Solar Mediterráneo. El objetivo de este proyecto es promover la producción y el consumo de energías renovables. En términos más concretos, pretende que los países socios del Mediterráneo se conviertan en productores de energía solar y que dicha energía resultante circule por toda la región euromediterránea.[8]
  • Educación superior e investigación: la Universidad Euromediterránea. En junio del 2008, se inauguró en Piran la Universidad Euromediterránea de Eslovenia, con una oferta de estudios de posgrado. Los ministros de Asuntos Exteriores reunidos en Marsella en 2008 también instaron a crear otra universidad euromediterránea en Fez, Marruecos, la que sería la Universidad Euromediterránea de Fez (UEMF).[1]
  • La iniciativa de desarrollo empresarial en el Mediterráneo. La finalidad de la iniciativa es impulsar las pequeñas y medianas empresas de los países socios del Mediterráneo "evaluando las necesidades de dichas empresas, definiendo soluciones en materia de políticas, y dotando a estas entidades de recursos en forma de asistencia técnica e instrumentos financieros".[[1]

2008-2010: los primeros años

Se acuerda celebrar una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno cada dos años con el objetivo de impulsar el diálogo político al más alto nivel. De acuerdo con la Declaración de París:

  • dichas cumbres deberían dar como resultado una declaración conjunta en la que se aborde la situación de la región euromediterránea y los retos a los que se enfrenta, se evalúe la labor del Partenariado y se apruebe un programa de trabajo de dos años;[1]
  • los ministros de Asuntos Exteriores deberían reunirse con una periodicidad anual para supervisar la implementación de la declaración de cada cumbre y para preparar la agenda de las cumbres siguientes[1]​; y
  • el país que acogerá cada cumbre se elegirá por consenso y debería alternarse entre los países de la UE y los mediterráneos.[1]

La primera cumbre se celebró en París en julio del 2008. La segunda cumbre debería haberse celebrado en un país no perteneciente a la UE en julio del 2010, pero los países euromediterráneos acordaron que tuviera lugar en Barcelona el 7 de junio del mismo año coincidiendo con la presidencia española de la UE.[11]

En el momento de la celebración de la Cumbre de París, ostentaban la copresidencia Egipto y Francia, que a su vez ocupada la presidencia de la Unión Europea. Desde entonces, Francia había estado firmando acuerdos con las distintas presidencias rotativas de la UE (República Checa, Suecia y España) con el objetivo de mantener la copresidencia junto con Egipto.[7]​ La renovación de la copresidencia estaba prevista para la segunda Cumbre de la Unión por el Mediterráneo. Ahora bien, por haberse postergado la cumbre en dos ocasiones, no se había podido decidir qué países ocuparían la copresidencia.

El conflicto entre Turquía y Chipre fue responsable del retraso a la hora de ratificar los estatutos del Secretariado General,[12]

Por su gravedad, el conflicto árabe-israelí ha sido el que ha afectado en mayor medida a la Unión por el Mediterráneo.[17]

Tras el aplazamiento inicial, tanto Francia como España anunciaron su intención de mantener conversaciones de paz entre Israel y la Autoridad Palestina como parte de la cumbre pospuesta y bajo los auspicios de Estados Unidos. En septiembre, el presidente estadounidense Barack Obama fue invitado a la cumbre con este objetivo. Según Nicolas Sarkozy, la cumbre, cuya celebración estaba prevista para el 21 de noviembre del 2010 en Barcelona, representaba "una ocasión para prestar apoyo a las negociaciones".

Sin embargo, a inicios de noviembre del 2010 las conversaciones de paz se estancaron y la copresidencia ostentada por Egipto condicionó la celebración de la cumbre en un gesto por parte de Israel que permitiría que se reanudaran las negociaciones. De acuerdo con algunos expertos, las declaraciones de Benjamin Netanyahu en las que anunciaba la construcción de 300 casas nuevas en Jerusalén del Este deterioraron cualquier posibilidad de acoger la cumbre el 21 de noviembre.[19]

Después de ver su labor ralentizada por la situación política y financiera en 2009, la UpM recibió un impulso decisivo en marzo del 2010 con el fin de las negociaciones para establecer el Secretariado General y su inauguración oficial el 4 de marzo del 2010 en el Palacio de Pedralbes de Barcelona, especialmente rehabilitado para celebrarla.

En septiembre del 2010, el embajador de la Unión Europea en Marruecos, Eneko Landaburu, afirmó que "no creía" en la Unión por el Mediterráneo, dado que, en su opinión, la división entre los árabes "no permitía implementar una política interregional sólida", por lo que abogaba por abandonar este proyecto ambicioso constituido por 43 países y centrarse en las relaciones bilaterales.[20]

2011 - Actualidad

El 22 de junio del 2011, la UpM aprobó su primer proyecto, consistente en la creación de una planta de desalinización de agua marina en Gaza.[21]

En 2012, la UpM disponía de un total de 13 proyectos aprobados por sus 43 países miembros en las áreas sectoriales del transporte, la educación, el agua y el desarrollo empresarial.

En enero del 2012, el secretario general, Youssef Amrani, fue nombrado ministro delegado del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación del Gobierno de Benkirane,[22]​ por lo que fue sustituido en el cargo por el diplomático marroquí Fathallah Sijilmassi.

En 2013, la Unión por el Mediterráneo lanzó sus primeros proyectos:[23]

  • 30 de abril: Mujeres jóvenes creadoras de empleo[24]
  • 28 de mayo: Gobernabilidad y Financiamiento del Agua en el área mediterránea[25]
  • Junio 17: LogismedTA[26]

Entre el 2013 y el 2017, se celebraron doce reuniones ministeriales sectoriales que contaron con la presencia de los ministros de los Estados miembros de la UpM:

  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre el Fortalecimiento del Papel de la Mujer en la Sociedad – septiembre del 2013[27]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Transporte – noviembre del 2013[28]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Energía – diciembre del 2013[29]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Cooperación Industrial – febrero del 2014[30]
  • Conferencia Ministerial sobre Medio Ambiente y Cambio Climático de la UpM – mayo del 2014[31]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Economía Digital – septiembre del 2014[32]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Economía Azul – noviembre del 2015[33]
  • Reunión Ministerial de la UpM sobre Cooperación y Planificación Regional – junio del 2016[34]
  • Reunión Ministerial de la UpM sobre Empleo y Trabajo – septiembre del 2016[35]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Energía – diciembre del 2016[36]
  • Reunión Ministerial de la UpM sobre el Agua – abril del 2017[37]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre Desarrollo Urbano – mayo del 2017[38]
  • Conferencia Ministerial de la UpM sobre el Fortalecimiento del Papel de la Mujer en la Sociedad – Noviembre del 2017[39]


En 2015, la UpM había aprobado un total de 37 proyectos,[41]

El 26 de noviembre del 2015, con motivo del vigésimo aniversario de la Declaración de Barcelona, y a instancias de la copresidencia de la UpM, formada por Federica Mogherini, vicepresidenta de la Comisión Europea y alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, y Nasser Judeh, ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Jordania, tuvo lugar en Barcelona una reunión informal de ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la UpM con el objetivo de renovar su compromiso político para desarrollar la cooperación regional en el marco de la UpM.[42]

El 14 de diciembre del 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución A/70/124 por la que se otorgaba la condición de observador a la Unión por el Mediterráneo.[43]

En febrero del 2016, el proyecto "Habilidades para el éxito", aprobado por la UpM, finalizó con éxito sus actividades de formación en Jordania y Marruecos con un porcentaje muy alto de inserción laboral. Se calcula que la tasa de inserción entre el número total de participantes que buscaban trabajo en Jordania y Marruecos (115 graduados) fue del 49 % y que el 6 % de ellos iniciaron prácticas en empresas.[44]

El 12 de marzo del 2016, la UpM recibió la prestigiosa Placa de Honor de la Agrupación Española de Fomento Europeo (AEFE) como reconocimiento de su labor por los valores universales y los derechos humanos en la región mediterránea.

El 2 de junio del 2016, la UpM celebró su primera Reunión Ministerial de la Unión por el Mediterráneo sobre Cooperación y Planificación Regional a instancias del comisario de la Unión Europea Johannes Hahn y el ministro de Cooperación y Planificación de Jordania Imad N. Fakhoury.

Los ministros reconocieron la necesidad de impulsar la integración económica entre los países de la región como una de las estrategias para generar oportunidades para el muy necesario crecimiento inclusivo y la creación de empleo. También destacaron el papel determinante que desempeña la Unión por el Mediterráneo, acogiendo con satisfacción el trabajo realizado por el Secretariado General de la UpM para contribuir a lograr avances en la integración y la cooperación regionales, incluyendo la promoción de proyectos en el conjunto de la región.[45]

Entre los días 18 y 19 de julio del 2016, la UpM participó de forma activa en la MedCOP Clima 2016 como socio institucional de la región de Tánger. La MedCOP Clima 2016 constituyó un foro en el que se presentaron diversos proyectos e iniciativas que, con el apoyo de la UpM, contribuían a formular la agenda mediterránea en materia del clima, la cual incluía crear una red mediterránea de jóvenes que trabajaran en cuestiones relativas al clima, el Comité Regional para la Cooperación en Financiación Climática, lograr una financiación más efectiva para los proyectos climáticos de la región, y lanzar la Universidad UpM de la Energía de Schneider Electric.[46]

Los días 10 y 11 de octubre del 2016, el Secretariado General de la UpM organizó en Barcelona la Tercera Conferencia de Alto Nivel sobre Empoderamiento de la Mujer, como continuación de las ediciones del 2014 y el 2015 y como preparación para la Cuarta Conferencia Ministerial de la UpM sobre el Fortalecimiento del Papel de la Mujer en la Sociedad, prevista para finales del 2017. La Conferencia constituyó un foro de diálogo regional en el que los 250 participantes provenientes de más de 30 países recalcaron la necesidad de invertir en la contribución esencial de las mujeres como respuesta a los retos actuales a los que se enfrenta el Mediterráneo.[47]

Por otra parte, se preparó un informe siguiendo el mandato formulado en la Declaración Ministerial de la UpM de París sobre el Fortalecimiento del Papel de la Mujer en la Sociedad, que instaba a "establecer un mecanismo efectivo de seguimiento en tanto que foro euromediterráneo y garantizar un diálogo eficiente sobre políticas relacionadas con las mujeres, así como su integración en la legislación y su implementación".[48]

El 1 de noviembre del 2016, la UpM lanzó de forma oficial el "Programa integrado para la protección del lago de Bizerta frente a la contaminación" en Bizerta, en Túnez. El lanzamiento tuvo lugar en presencia de Youssef Chahed, jefe de Gobierno de Túnez, de Federica Mogherini, alta representante de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea y vicepresidenta de la Comisión Europea, y de Fathallah Sijilmassi, secretario general de la Unión por el Mediterráneo. El programa, que cuenta con un presupuesto total de más de 90 millones de euros para un periodo de 5 años, contribuirá a limpiar el lago de Bizerta, situado en el norte de Túnez, y a mejorar las condiciones de vida de la población de alrededor del lago, al tiempo que se reducen las fuentes principales de contaminación que afectan a todo el mar Mediterráneo. El proyecto cuenta con el apoyo de diversas instituciones de financiación internacionales, como el Banco Europeo de Inversiones y la Comisión Europea, así como el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.[49]

En noviembre del 2016, el Secretariado General de la UpM adquirió oficialmente la condición de observador en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) durante la COP22[51]

El 23 de enero de 2017, los Estados miembros de la UpM mostraron un sólido compromiso político en aras de reforzar la cooperación regional en el Mediterráneo al apoyar la Hoja de Ruta para la Acción de la UpM en el segundo Foro Regional de la UpM, que se celebró entre los días 23 y 24 de enero del 2017 en Barcelona bajo el lema "El Mediterráneo en acción: los jóvenes, motor de la estabilidad y el desarrollo".[52]

La hoja de ruta se centra en las siguientes cuatro áreas de acción: 

  • Incrementar el diálogo político entre los miembros de la UpM.
  • Asegurar que las actividades de la UpM contribuyen a la estabilidad regional y al desarrollo humano.
  • Fortalecer la cooperación regional.
  • Consolidar la capacidad de acción de la UpM. 

El 22 de febrero del 2017, la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (SIDA) y el Secretariado General de la UpM firmaron un acuerdo de financiación plurianual por valor de 6,5 millones de euros para apoyar las actividades de la UpM en favor de un desarrollo más sostenible e inclusivo en la región.[53]

El 10 de abril del 2017, los jefes de Estado y de Gobierno de Chipre, Francia, Grecia, Italia, Malta, Portugal y España se reunieron en Madrid en el marco de la tercera Cumbre de los Países del Sur de la Unión Europea, en la que reafirmaron su apoyo a la Unión por el Mediterráneo y resaltaron su "papel central a la hora de consolidar la cooperación regional euromediterránea como expresión de coapropiación en la gestión de nuestra agenda regional común con el objetivo de abordar de forma efectiva y colectiva nuestros retos actuales".[54]

En primavera de 2018, el diplomático egipcio, Nasser Kamel, fue elegido Secretario General.

El 20 de marzo de 2018, la Comisión Europea y el Gobierno de Palestina, en asociación con la Unión por el Mediterráneo, organizaron una conferencia internacional sobre promesas de contribuciones para consolidar el apoyo financiero para la construcción de una planta de desalinización de gran escala y su infraestructura de suministro de agua asociada en la Franja de Gaza.[55]

Para 2018, la Unión por el Mediterráneo había aprobado más de 50 proyectos de cooperación regional por valor de más de 5300 millones de euros con el apoyo unánime de los 43 Estados miembros. La implementación de dichos proyectos se está acelerando y está empezando a dar resultados positivos sobre el terreno.[56]