Temporada de incendios forestales de Australia 2019-2020

Temporada de incendios forestales de Australia 2019-2020
NSW & QLD bushfires Dec 17, 2019.png
UbicaciónAustralia
FechaAgosto de 2019 – presente
Área quemada10.000.000 ha
(63 000 km2)
Fuente de igniciónCalor récord
Sequía sin precedentes
Rayos[3]
Dipolo Positivo del Océano Índico
Fallecidos50 personas han perdido la vida hasta la fecha
Damnificados500 millones de animales[4]
2500 edificios

Los incendios forestales en Australia de 2019-2020 son una sucesión de inmensos incendios forestales que se desarrollan en gran parte de Australia entre agosto de 2019 hasta la actualidad. En total los incendios quemaron un estimado de más de 10.000.000 de hectáreas, destruyendo más de 2.500 edificios (incluidas más de 1.300 viviendas) y quitando la vida a 26 personas hasta el 4 de enero de 2020, con otros seis desaparecidos en el estado de Victoria.[14]

Niebla y humo de fuegos forestales cubren el Sol estival en Sidney

Desarrollo

Desde septiembre de 2019, los incendios impactaron fuertemente varias regiones del estado de Nueva Gales del Sur, como la costa norte, la región Hunter, Hawkesbury y Wollondilly en el extremo oeste de Sídney, las Montañas Azules, Illawarra y la costa sur, con más de 200 focos en todo el país. En el este y noreste de Victoria, grandes áreas forestales ardieron sin control durante cuatro semanas antes de que los incendios surgieran de los bosques a fines de diciembre, cobrando vidas, amenazando muchas ciudades y aislando a Corryong y Mallacoota. Se declaró el estado de desastre para East Gippsland.[15]​ Se produjeron incendios importantes en Adelaide Hills e Isla Canguro en Australia del Sur. Las áreas moderadamente afectadas fueron el sudeste de Queensland y el sudoeste de Australia occidental, así como partes de Tasmania y del Territorio de la Capital Australiana que se vieron levemente afectadas. El humo de los incendios llegó hasta Nueva Zelanda y alcanzó las zonas polares, donde se tiñó de amarillo, además de derretir los casquetes polares.

Se solicitaron refuerzos de toda Australia para ayudar a combatir los incendios y aliviar a los equipos locales en Nueva Gales del Sur. El 11 de noviembre la Autoridad de Bomberos del Estado de Victoria (CFA) envió un gran contingente de hasta 300 bomberos y personal de apoyo para ayudar.[19]​ Los bomberos de Nueva Zelanda, Estados Unidos y Canadá ayudaron a combatir los incendios, especialmente en Nueva Gales del Sur.

El 17 de enero de 2020 una serie de tormentas empezaron a desarrollarse en la mitad sur de Australia, brindando un alivio a los bomberos que luchaban contra el fuego. Sin embargo, muchos incendios continuaban activos en otras zonas del país.[20]