Sublevación de 1953 en Alemania del Este

Sublevación de 1953 en
Alemania oriental
Parte de La guerra fria
Bundesarchiv Bild 175-14676, Leipzig, Reichsgericht, russischer Panzer.jpg
Tanques soviéticos en Leipzig, en junio de 1953.
Fecha16 - 17 de junio de 1953
LugarBandera de Alemania Alemania Oriental
ResultadoRebelión aplastada
Beligerantes
Bandera de Alemania Manifestantes alemanes orientalesBandera de la Unión Soviética Unión Soviética

Bandera de Alemania Alemania Oriental

Comandantes
Bandera de la Unión Soviética Lavrenti Beria
Bandera de Alemania Walter Ulbricht
Bajas
5 policías muertos55–125 muertos
17 desaparecidos

La Sublevación de 1953 en la Alemania oriental (conocido en Alemania como Aufstand des 17. Juni) se inició el 16 de junio en Berlín Este, cuando una huelga de obreros del sector de la construcción se convirtió al día siguiente en un levantamiento generalizado contra el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA). La sublevación en Berlín Este fue violentamente reprimida por tanques del Grupo de Fuerzas Soviéticas en Alemania (Группа советских войск в Германии, transliterado como GSVG o Gruppa sovietskij voisk v Germanii) y la Volkspolizei alemana. A pesar de la intervención de tropas soviéticas, la ola de huelgas y protestas no fueron controladas fácilmente. Incluso después del 17 de junio, hubo manifestaciones en más de 500 localidades.

Antecedentes

El Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED) decidió abordar las dificultades económicas que aquejaban a la RDA con un paquete de cambios que incluían impuestos más altos, subida de precios y — más significativamente — un incremento de las normas de trabajo en un 10%.[1]​ Estos cambios entrarían en vigor el 30 de junio de 1953, el 60o cumpleaños de Walter Ulbricht, Primer Secretario del Partido. Se convirtieron en efecto en una directiva que fue introducida en todas las empresas propiedad del Estado (llamadas volkseigene Betriebe), por la cual si las nuevas cuotas no eran alcanzadas, los trabajadores tendrían que aceptar una reducción de los salarios. La decisión fue tomada entre el 13 y 14 de mayo, y el Consejo de Ministros la aprobó el 28 de mayo.

La decisión de aumentar las normas de trabajo (implementación del principio "más trabajo por el mismo salario") fue percibida como una provocación que llevaría previsiblemente al deterioro del estándar de vida. A principios de junio, el gobierno soviético fue alarmado por informes de malestar y Ulbricht fue convocado a Moscú. Gueorgui Malenkov le advirtió que si esta política no era corregida inmediatamente, habría una catástrofe.[2]