Rodrigo Díaz de Vivar
English: El Cid

  • rodrigo díaz
    señor de valencia
    el cid-estatua-(parque de balboa).jpg
    estatua del cid por anna hyatt huntington en la avenida del cid de sevilla, andalucía, españa.
    información personal
    nombre secular rodrigo díaz, el campeador
    nacimiento c. 1048
    ¿vivar del cid, burgos?
    fallecimiento 10 de julio de 1099
    valencia
    entierro catedral de valencia (1099)
    monasterio de san pedro de cardeña (1102)
    catedral de burgos (1921)
    sucesor jimena díaz
    familia
    padre diego laínez o flaínez
    consorte jimena díaz
    descendencia maría, cristina y
    diego rodríguez

    firma firma de rodrigo díaz
    diploma de dotación del cid a la catedral de valencia. en la línea 16 del texto aparece, subrayada, la datación: «lxxxxº viiiº post millesimum», es decir, 1098 (menéndez pidal [1918:3]). por otros datos internos se precisaría su fecha después del 24 de junio de 1098. en las líneas 34-35 del documento, penúltima y última del cuerpo del texto, aparece el autógrafo de rodrigo díaz: «ego ruderico, simul cum coniuge mea, afirmo oc quod superius scriptum est».[1]

    rodrigo díaz (¿vivar del cid, burgos?,[4]​ hasta su muerte; su esposa jimena díaz, lo heredó y mantuvo hasta 1102, cuando pasó de nuevo a dominio musulmán.

    de origen familiar aristocrático asturleonés, fue abuelo del rey garcía ramírez de pamplona, primogénito de su hija cristina.

    pese a su leyenda posterior como héroe nacional (y más concretamente de castilla) o cruzado en favor de la reconquista, a lo largo de su vida se puso a las órdenes de diferentes caudillos, tanto cristianos como musulmanes, luchando realmente como su propio amo y por su propio beneficio, por lo que el retrato que de él hacen algunos autores es similar al de un mercenario, un soldado profesional, que presta sus servicios a cambio de una paga.[5]

    se trata de una figura histórica y legendaria de la reconquista, cuya vida inspiró el más importante cantar de gesta de la literatura española, el cantar de mio cid. ha pasado a la posteridad como «el campeador» (‘experto en batallas campales’) o «el cid» (del árabe dialectal سيد sīdi, ‘señor’).

  • etimología: «cid» y «campeador»
  • biografía
  • el cid en las artes y en la cultura popular
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Rodrigo Díaz
Señor de Valencia
El Cid-estatua-(Parque de Balboa).jpg
Información personal
Nombre secular Rodrigo Díaz, el Campeador
Nacimiento c. 1048
¿Vivar del Cid, Burgos?
Fallecimiento 10 de julio de 1099
Valencia
Entierro Catedral de Valencia (1099)
Monasterio de San Pedro de Cardeña (1102)
Catedral de Burgos (1921)
Sucesor Jimena Díaz
Familia
Padre Diego Laínez o Flaínez
Consorte Jimena Díaz
Descendencia María, Cristina y
Diego Rodríguez

Firma Firma de Rodrigo Díaz
Diploma de dotación del Cid a la catedral de Valencia. En la línea 16 del texto aparece, subrayada, la datación: «LXXXXº VIIIº post millesimum», es decir, 1098 (Menéndez Pidal [1918:3]). Por otros datos internos se precisaría su fecha después del 24 de junio de 1098. En las líneas 34-35 del documento, penúltima y última del cuerpo del texto, aparece el autógrafo de Rodrigo Díaz: «ego ruderico, simul cum coniuge mea, afirmo oc quod superius scriptum est».[1]

Rodrigo Díaz (¿Vivar del Cid, Burgos?,[4]​ hasta su muerte; su esposa Jimena Díaz, lo heredó y mantuvo hasta 1102, cuando pasó de nuevo a dominio musulmán.

De origen familiar aristocrático asturleonés, fue abuelo del rey García Ramírez de Pamplona, primogénito de su hija Cristina.

Pese a su leyenda posterior como héroe nacional (y más concretamente de Castilla) o cruzado en favor de la Reconquista, a lo largo de su vida se puso a las órdenes de diferentes caudillos, tanto cristianos como musulmanes, luchando realmente como su propio amo y por su propio beneficio, por lo que el retrato que de él hacen algunos autores es similar al de un mercenario, un soldado profesional, que presta sus servicios a cambio de una paga.[5]

Se trata de una figura histórica y legendaria de la Reconquista, cuya vida inspiró el más importante cantar de gesta de la literatura española, el Cantar de mio Cid. Ha pasado a la posteridad como «el Campeador» (‘experto en batallas campales’) o «el Cid» (del árabe dialectal سيد sīdi, ‘señor’).