Protestas en Chile de 2019-2020

Protestas en Chile
Parte de las protestas latinoamericanas de 2019
Protestas en Chile de 2019 a 2020.jpg
Imagen aérea de la «marcha más grande de Chile» en Santiago, y otras fotografías de las protestas a nivel nacional.
Otros nombres«Chile despertó»,[2]
EstadoEn curso
TipoManifestación
ÁmbitoNacional
Suceso
UbicaciónSantiago (desde el 14 de octubre)
Concepción, Valparaíso, Rancagua, La Serena, Antofagasta, Puerto Montt, Punta Arenas y otras ciudades (desde el 19 de octubre)
PaísChileFlag of Chile.svg Chile
Fecha18 de octubre de 2019-presente
Causa(s)
  • Descontento con el modelo socioeconómico neoliberal
  • Alza en el precio del transporte público de Santiago
  • Desigualdad social y económica y alto costo de la vida[2]
  • Abusos de poder y casos de corrupción[3]
  • Casos de colusión en bienes de primera necesidad y medicamentos[4]
  • Aumento del desempleo y cierre de empresas
  • Pocos derechos sociales garantizados[5]
Objetivo(s)
  • Dejar sin efecto alza en los precios del transporte público de Santiago y congelar costo de energía eléctrica[6]
  • Nueva Constitución Política[7]
  • Reformas a los sistemas de pensiones y salud
  • Gratuidad en educación y condonación del CAE
  • Renuncia del presidente Sebastián Piñera[9]​ y de ministros de Estado
  • Renuncia del general director de Carabineros y reforma de las policías
  • Fin de la corrupción política y reducción de salarios de altos funcionarios públicos
  • Reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y nacionalización del agua
  • Evitar la aprobación del TPP-11
  • Muertos31 confirmados
    HeridosMás de 3400 personas hospitalizadas[10]
    ArrestadosMás de 8800 personas[10]
    Resultado

    Las protestas en Chile, también llamado «Estallido social», «Chile despertó», «Crisis en Chile de 2019», y «Revolución de los 30 pesos»,[16]​ corresponden a una serie de manifestaciones y disturbios originados en Santiago y propagados a todas las regiones de Chile, con mayor impacto en las principales ciudades, como el Gran Valparaíso, Gran Concepción, Arica, Antofagasta, Valdivia, Osorno, Puerto Montt, Punta Arenas y La Serena, desde octubre de 2019.

    La causa inmediata de estos sucesos fue el alza en la tarifa del sistema público de transporte de Santiago, que entró en vigor el domingo 6 de octubre de 2019. Tras el aumento de las tarifas, centenares de estudiantes se organizaron para realizar actos de evasión masiva en el Metro de Santiago.[14]​ cuando progresivamente fueron cesadas las operaciones de toda la red subterránea por el enfrentamiento de la multitud con Carabineros, lo cual llevó al entonces ministro del Interior, Andrés Chadwick, a interponer querellas por delitos contemplados por la Ley de Seguridad del Estado contra quienes hubieren cometido daños, saqueos e incendios.

    Como consecuencia de ello, la noche del viernes 18 de octubre comenzaron a aparecer varios focos de protestas y disturbios violentos a lo largo del país, por lo cual, en la madrugada del día sábado 19 de octubre el presidente Sebastián Piñera decretó estado de emergencia en las comunas del Gran Santiago, y toque de queda a partir de la noche del sábado 19.[20]

    De acuerdo a varios analistas, las protestas se han caracterizado por ausencia de líderes y la incorporación, en distintos niveles, de un amplio espectro social, desde la clase baja a la media alta.[21]

    Tanto por el nivel de daño a la infraestructura pública, el número de manifestantes, cuanto por las medidas adoptadas por el gobierno, las protestas han sido catalogadas como el «peor malestar civil» ocurrido en Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.[32]

    Las pérdidas económicas de estas protestas se estiman en 3300 millones de dólares, considerando daños a la propiedad pública y privada.[36]

    En respuesta a las manifestaciones, el gobierno de Sebastián Piñera ha anunciado una serie de medidas, denominada «Nueva Agenda Social», que incluye medidas relacionadas a las pensiones, la salud, los salarios y la administración pública.[41]

    Antecedentes

    Causas estructurales

    Estado subsidiario

    Pancarta que simula un letrero de recorrido de buses de Red, mencionando hechos que suelen sen indicados como causa de las protestas.

    Una vez promulgada la Constitución de 1980 el rol del Estado en cuanto a seguridad y derechos sociales se cambia del Estado social de derecho (Contenido en la Constitución de 1925) a una particular concepción de este, conocida como Estado Subsidiario. Con la visión neoliberal, el Estado solo puede dar seguridad social cuando la iniciativa privada no puede hacerlo, o no tiene interés, más aun si la iniciativa privada se siente discriminada por una acción estatal, esta debe compensarla e indemnizarla. Esto conlleva a que los derechos sociales -que mundialmente se entienden como universales- como la salud, la educación y el sistema de jubilaciones (más algunos adicionales como el sistema de telecomunicaciones, el acceso al agua potable, luz eléctrica, entre otros) sean provistos por privados en un esquema de mercado, bajo las reglas del mismo, solo proveyendo estos derechos el Estado si el mercado no pudiera o no quisiera proveerlos, generando acceso elitistas a estos derechos a quien pueda pagar por aquellos, y acceso precario a quien no puede pagar por ellos. [42]

    Dos ejemplos clásicos de como la Constitución de 1980 ha impedido derechos sociales y evolución de costumbres, fue cuando en 2008, el Tribunal Constitucional impidió la entrega de Píldora del día después[44]

    El principio de subsidiariedad, se erigió en obstáculo a la implementación de políticas asistenciales o de servicio público más agresivas por parte de los gobiernos posteriores a la dictadura militar. Igualmente, la importancia asignada a la familia se esgrimió como argumento que impida la adaptación de las leyes a la evolución de las costumbres sexuales y de filiación. En fin, incluso un concepto aparentemente tan inocuo como el de bien común puede ser objeto de lecturas restrictivas, que vinculen el porvenir de la sociedad chilena a un modelo específico inmutable y frenen su evolución conforme a la apreciación más o menos cambiante del interés general, que hagan los representantes de la Nación a través del tiempo.[45]

    A ello se suman dos factores que mantienen una grave tensión desde el retorno a la democracia, impidiendo cambios al modelo socioeconómico. Por una parte, la definición de un sistema electoral binominal hasta el año 2017 que no aseguraba, en forma absolutamente fiel, la representación de todas las colectividades políticas y que ha obligado a formar grandes bloques políticos, en donde las colectividades más marginales tienen dificultad para hacerse oír. En ese contexto, la Constitución parecería haber sido hecha para regir de una vez para siempre al país, sin posibilidad de evolución.

    Por otra parte, y sumado a lo anterior, la Constitución en varias de sus disposiciones exige mayorías parlamentarias calificadas para reformar ciertos aspectos institucionales que son claves en la crisis. Por ejemplo, se exige una mayoría de los 4/7 de los parlamentarios en ejercicio para reformar los partidos políticos, la libertad de enseñanza, las bases de la Administración, el Congreso Nacional, el Tribunal Constitucional, las Fuerzas Armadas, etc. o una Ley de quórum calificado para reformar la Capitalización individual en el sistema de pensiones. Dado lo anterior, ha sido extremadamente difícil que la mayoría democrática reforme tales instituciones cuyo régimen jurídico, en lo fundamental, fue definido durante la dictadura militar, requiriéndose mayorías aun mas altas de 2/3 para modificar la concepción de "subsidiario" al estado .[45]

    Desigualdad socioeconómica

    De acuerdo con cifras del Banco Mundial, Chile es el 13° país más desigual de Latinoamérica medido por índice de Gini[52]

    Dicha desigualdad en el ingreso conlleva desigualdad social. Esto se manifiesta, por ejemplo, en diferencias educacionales importantes entre los diferentes estratos socioeconómicos. En efecto, los jóvenes pertenecientes a los estratos más pobres obtienen resultados académicos mucho peores que los aquellos pertenecientes a los estratos más altos.[57]

    Alto costo de la vida

    El costo de vida en Chile es además alto. La razón entre PIB corregido por paridad de poder adquisitivo y PIB nominal es de 1,709, lo que vuelve al país el 61° más caro del mundo, el 2° más caro de Sudamérica tras Uruguay, y el 13° más caro de Latinoamérica y Caribe.[63]

    Contexto regional

    Argentina y Paraguay, en recesión; México y Brasil, estancados; Bolivia y Perú, con una crisis política muy grande; Colombia, con un resurgimiento de las FARC y las guerrillas. En medio de esta América Latina convulsionada veamos a Chile. Es un verdadero oasis, con una democracia estable. El país está creciendo, estamos creando 170 mil empleos al año, los salarios están mejorando.
    Sebastián Piñera, presidente de Chile, 9 de octubre de 2019.[64]
    (El pueblo) es muy sabio porque se equivoca poco, sabe muy bien qué es lo importante y qué es lo accidental. No siempre los políticos tienen esa misma sabiduría, pero tenemos que aprender y escuchar a nuestros pueblos.
    Sebastián Piñera, presidente de Chile, 10 de octubre de 2019.[65]

    Entre fines de 2018 y 2019, se registró un importante número de protestas a nivel internacional, destacando el Movimiento de los chalecos amarillos en Francia, las protestas antigubernamentales en Argelia, la Revolución sudanesa, las protestas en Puerto Rico y los enfrentamientos en Hong Kong, entre otras. Hacia octubre de ese año, se levantaron nuevas manifestaciones en el Líbano y en Irak. Aunque los motivos de cada protesta variaron según cada contexto local, la mayoría de ellas se caracterizó por movimientos inorgánicos que unificaron de forma transversal a gran parte de la población contra gobiernos considerados como lejanos de las necesidades populares. Algunos analistas han destacado la gran participación de jóvenes descontentos que han aprovechado el uso de redes sociales y otras formas de comunicación para coordinarse.[66]

    En América Latina, diversos factores generaron un aumento en las protestas en diferentes países. A las crisis sociales y políticas que llevaban varios años en Venezuela y en Nicaragua, se sumaron los problemas económicos de otros países de la región, especialmente tras el fin de un período constante de crecimiento derivado de los altos precios de materias primas y el aumento en la desigualdad social, un problema transversal de muchos países de la región.[69]

    A mediados de 2019, la crisis económica en Argentina se profundizó y, luego de la derrota electoral del presidente Mauricio Macri en las primarias de agosto de 2019, se produjo una corrida cambiaria y bursátil que acrecentó las dificultades financieras en el país.[74]​ En tanto, en Perú y Bolivia se sumaron serias crisis políticas que llevaron a la disolución del Congreso peruano el 1 de octubre de 2019 y protestas en contra de los resultados de la elecciones presidenciales en Bolivia, el 20 de octubre.

    Si bien Chile mantenía una baja tasa de crecimiento económico comparado con otros años, parecía no enfrentar serios problemas a diferencia de sus vecinos. En ese contexto, el presidente Sebastián Piñera se jactó de la buena situación de Chile en una entrevista en el programa Mucho gusto de Mega, el 9 de octubre de 2019, señalando que Chile era un «oasis» en el medio de una América Latina convulsionada.[65]

    Precio del transporte público (Casus belli)

    Precio de los pasajes del
    sistema de Red Metropolitana de Movilidad
    Tipo de pasaje Tarifa (6-oct)[75]
    CLP USD
    Buses Adulto 710 1,00
    Escolar (superior y media) 230 0,32
    Metro y
    trenes
    Adulto (punta) 830 1,17
    Adulto (valle) 750 1,06
    Adulto (baja) 640 0,90
    Adulto mayor y
    escolar (superior y media)
    230 0,32
    Los estudiantes de enseñanza básica acceden
    a pasaje liberado en toda la red.

    En la ciudad de Santiago de Chile, el precio del transporte público dentro de todo el Gran Santiago es definido por el Panel de Expertos del Transporte Público, quienes tienen como función determinar los ajustes mensuales a las tarifas del sistema de transporte público de pasajeros para la Provincia de Santiago y las comunas de San Bernardo y Puente Alto, de acuerdo a la aplicación automática de la fórmula de cálculo. Este panel asesora y debe notificar al Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones sobre la modificación de tarifas.[76]

    El 1 de octubre de 2019, el panel de expertos determinó el ajuste trimestral de tarifas del sistema de transporte público de la Provincia de Santiago y de las comunas de San Bernardo y Puente Alto, señalando que es necesaria el alza de la tarifa de transporte en $ 10 pesos para el uso de los buses de la Red Metropolitana de Movilidad, en $ 30 pesos para el uso del Metro de Santiago y Metrotren en horarios punta y valle. El horario bajo, a su turno, disminuyó $ 30 pesos y se extendió media hora su duración (hasta la 7:00), dando paso al horario valle a las 9:00 en lugar de las 6:30 luego del horario punta.[77]

    Precio real, ajustado por inflación, del transporte público de Santiago entre el 31 de enero de 2012 y el 6 de octubre de 2019, incluyendo el alza cuya revocación fue anunciada el 19 de octubre.

    Algunos especialistas, como la exministra Paola Tapia, han indicado que existen otros factores que explican el alza. Dentro de estos factores estaría la compra sin licitación de una nueva flota de buses eléctricos para la Red de Metropolitana de Movilidad y la suspensión de la nueva licitación de los servicios de buses, ambas decisiones realizadas por la gestión de la ministra Gloria Hutt.[78]

    Aunque el incremento fue menor, las críticas radican en el costo de la tarifa en sí misma, una de las más altas entre los servicios de ferrocarril metropolitano en América Latina (sólo superado por São Paulo).[80]

    El alza se programó para que se ejecutase desde el día domingo 6 de octubre a las 00:00 horas.[82]

    El en ese momento ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, señaló el 7 de octubre de 2019 que «quien madrugue puede ser ayudado a través de una tarifa más baja»,[86]