Protestas en Bolivia de 2019

Protestas en Bolivia
Parte de las protestas latinoamericanas de 2019
2019 Bolivian protests.png
Varias imágenes de las protestas en Bolivia de 2019.
Fecha20 de octubre de 2019 - 12 de noviembre de 2019 (23 días, 24 noches)
Paro cívico popular (21 días)[n. 2]
LugarBoliviaFlag of Bolivia.svg Bolivia
Acción
Causas
  • Anticomunismo[1]
  • Suspensión parcial del Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) por parte del ÓEP[2]
  • Acusaciones de fraude electoral en regiones del país.
  • Autoproclamación del Presidente de Bolivia Evo Morales como presidente reelegido, cuando aún no se computó las actas al 100%.
  • Proclamación de una segunda vuelta por parte del opositor Carlos Mesa, cuando aún no se computó las actas al 100%
  • Objetivos
  • Respeto a los resultados de las elecciones generales de 2019.
  • Respeto al balotaje.
  • Destitución de los vocales del OEP.
  • Revisión de actas y material electoral con observación de instituciones internacionales.
  • Renuncia de Evo Morales[3]
  • Resultado
  • Nuevas elecciones convocadas.
  • Elección de nuevos vocales del Tribunal Electoral.
  • Detención de funcionarios del Tribunal Electoral Plurinacional.
  • Pronunciamiento del jefe de las Fuerzas Armadas a favor de la renuncia del presidente y del vicepresidente.[4]
  • Dimisión del presidente, Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera.[5]
  • Huida de Evo Morales, de La Paz hacia Cochabamba
  • Renuncia del Presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda y de la Presidenta del Senado, Adriana Salvatierra y otros ministros del gobierno.
  • Proclamación de Jeanine Áñez como presidente de gobierno interino.
  • Manifestaciones en contra del nuevo gobierno.
  • EstadoFinalizado
    Consecuencias
    • Suspensión de clases, reprogramación académica nivel primario, secundario y universidades públicas.[6]
    • Suspensión de salidas de autobuses al interior y exterior del país.
    • Pérdidas económicas en sectores no asalariados (transporte y gremiales).
    • Saqueos de negocios y caos en las calles.
    Saldo
    Heridos: 715
    17 de noviembre, 2019[7]

    Detenidos: 57 [8]

    Decesos: 23
    17 de noviembre, 2019[11]

    Las protestas en Bolivia, conocidas actualmente como "La Revolución de las Pititas", "Los 21 días de Resistencia" o "Los 21 dias de la Revolución de las Pititas", también denominada por algunos políticos bolivianos como la "Primavera Boliviana" o el "Fraude electoral de Bolivia",[20]

    Las protestas comenzaron con una concentración de manifestantes frente al hotel ex-Radisson de La Paz, donde se estaba realizando el computo de actas. El candidato opositor Carlos Mesa, hizo un llamamiento a sus seguidores a concentrarse, para vigilar que no se produjera fraude electoral, alegando que el tribunal electoral obedecía al interés del Movimiento al Socialismo (MAS) y de Evo Morales para intentar que no se llegara a una segunda vuelta.[21]

    Tras más de 24 horas el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia del Órgano Electoral Plurinacional (OEP) actualizó los datos de recuento rápido señalando una estrecha victoria para Morales, quien revalidaría su cargo sin necesidad de segunda vuelta.[24]​ Partidarios de los dos candidatos con mayores posibilidades para acceder a la presidencia: Evo Morales y Carlos Mesa, se lanzaron a la calle.

    Sectores universitarios, miembros de la coalición electoral Comunidad Ciudadana (CC), liderada por Mesa, y partidos de oposición reclamaron una revisión imparcial de los votos, y la dimisión de las autoridades del Órgano Electoral Plurinacional de Bolivia. Pidieron, asimismo, el respeto a la decisión popular manifestada por el Referéndum del 21 de febrero de 2016, donde 51.3 % de los participantes rechazaron que las autoridades sean reelectas dos veces de manera continua y una segunda vuelta electoral.[25]

    Partidos afines al MAS se manifestaron reclamando el respeto al voto, declarándose en «estado de emergencia», llamando a apoyar a ese partido y descartando la segunda vuelta.[26]

    Durante los días de recuento de votos continuaron las protestas y denuncias de fraude. El jueves 24 de octubre, la Unión Europea se sumó al pedido de la OEA, para que Bolivia celebre una segunda vuelta electoral, con el fin de «restablecer la confianza en el proceso electoral considerado escasamente transparente»,[31]

    El 10 de noviembre un informe preliminar de la Organización de Estados Americanos recomendó nuevas elecciones. Poco después el presidente Evo Morales anunció la celebración de nuevas elecciones generales con un órgano electoral renovado[34]​ Horas más tarde una de las personas de mayor confianza que tenía Evo Morales, el general de las fuerzas armadas Williams Kaliman, le sugiere renunciar a la presidencia, forzando así la renuncia definitiva al cargo de presidente de Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, semanas después se haría de conocimiento público que la sugerencia de Williams Kaliman fue repentina y sin consultar a nadie en su entorno, según sus más allegados. Como consecuencia de la renuncia de Evo Morales, se produjeron varias renuncias de legisladores, ministros y autoridades regionales del partido oficialista, en algunos casos, según Evo Morales, fue bajo amenaza, también la prensa dio a conocer la quema y destrucción de inmuebles de autoridades oficialistas, desconociéndose si la destrucción se dio antes o después de las renuncias.Las protestas fueron calificadas por algunos dirigentes como pacíficas, organizaciones de la sociedad civil y organizaciones internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).[35]

    Antecedentes

    Reelección

    Resultado del referéndum de 2016 en donde salió ganador la opción de rechazo a la modificación constitucional para la reelección presidencial.

    El artículo 168 de la Constitución de Bolivia de 2009 permite que el presidente, y el vicepresidente sean reelegidos sólo una vez, limitando el número de mandatos a dos. El partido gobernante, el Movimiento al Socialismo (MAS) patrocinó un esfuerzo para enmendar este artículo. El referéndum fue autorizado por una sesión conjunta de la Asamblea Legislativa Plurinacional el 26 de septiembre de 2015, con una votación de 112 a 41.[38]

    El referéndum se celebró el 21 de febrero de 2016, y la enmienda propuesta fue rechazada por 51.3% a 48.7%. Un voto exitoso de «sí» habría permitido al presidente Evo Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera postularse para otro mandato en 2019. Morales ya había sido elegido tres veces. La primera vez, en 2006, no fue contada ya que fue antes de que la Constitución de 2009 introdujera el límite de dos períodos.[38]

    A pesar del resultado del referéndum, el Tribunal Supremo Constitucional Plurinacional de Bolivia, refiriéndose al Artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, dictaminó poco más de un año después, en diciembre de 2017, que todas los cargos públicos no tendrían límites de mandato a pesar de lo establecido en la Constitución, lo que le permitió a Morales postularse para un cuarto mandato.[40]

    Elecciones generales de 2019

    Puente grafitiado con las palabras «Evo dictador» en referencia al alargado mandato del presidente Evo Morales desde 2006.

    El 20 de octubre de 2019, se celebró la primera ronda de votación para los cargos de presidente, vicepresidente, diputados y senadores. El Órgano Electoral Plurinacional publicó dos series de recuentos poco después de que se cerró la votación. Primero fue un sondeo a boca de urna que verificó el 95.6% de los votos que mostraron que el presidente Morales, tenía 10.45 puntos porcentuales de diferencia sobre su principal rival y ex-presidente, Carlos Mesa. Liderar en más de 10 puntos porcentuales indica que no habrá segunda vuelta electoral de desempate. El recuento completo apareció como resultados provisionales en un sitio web con actualizaciones en vivo. Al momento en que se verificó el 83.8% de los votos en el recuento completo, el sitio web mostró a Morales con el 45.3% y Mesa con el 38.2%; esto también reflejaba una ventaja de menos de diez puntos. Sin embargo después de las 7:40 pm hora local, no se realizaron más actualizaciones a los resultados preliminares. Las autoridades electorales explicaron que las actualizaciones del conteo preliminar se habían detenido porque los resultados oficiales estaban comenzando a publicarse; sin embargo, no se publicaron resultados oficiales sino hasta casi 24 horas después.[41]

    El candidato presidencial Carlos Mesa declara irresponsablemente la segunda vuelta pronunciando «Hemos logrado un triunfo incuestionable que nos permite decir con certeza que estamos en segunda vuelta» minutos antes de la paralización de la Transmisión del Resultados Electorales Preliminares (TREP). Momentos después, Evo Morales se autoproclamó ganador en primera vuelta: «Ganamos una vez más, vamos a esperar al último escrutinio y confiamos en el voto del campo» declaración que causó desconfianza en la población por la seguridad con la que hablaba el ex-mandatario pese a que aún no terminaba el conteo. [42]

    El 21 de octubre de 2019, se celebró una conferencia de prensa del Órgano Electoral Plurinacional, que publicó datos del conteo rápido del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), publicado a las 19:30 horas, casi 24 después después de ser suspendido inicialmente,[45]

    Finalmente, la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque, presentó los resultados al 100 por ciento de las elecciones generales, donde el candidato del Movimiento al Socialismo, Evo Morales, ganó con el 47,08 por ciento de los votos y en segundo lugar quedó Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana con 36,51 por ciento. La diferencia entre ambos es de 10,57 por ciento. Choque expresó su predisposición para que la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea y otras instituciones puedan realizar la auditoría.[46]