Proclamación de la República Irlandesa

Proclamación de la República Irlandesa
Easter Proclamation of 1916.png
Copia retocada de un original
Tipo de textoDeclaración de independencia
Idiomainglés e irlandés
FunciónProclamar la independencia de Irlanda en forma de república del Reino Unido.
Proclamación24 de abril de 1916
Proclamado porGobierno provisional de la República de Irlanda
Signatario(s)

Texto completo en Wikisource (en inglés)

La Proclamación de la República (en irlandés, Forógra na Poblachta), también conocida como Proclamación de 1916 o Proclamación de Pascua, fue un documento emitido por los Voluntarios Irlandeses y el Ejército Ciudadano Irlandés durante el Alzamiento de Pascua en Irlanda, que comenzó el 24 de abril de 1916. En él, el Consejo Militar de la Hermandad Republicana Irlandesa, que se autodenomina el "Gobierno provisional de la República de Irlanda", proclamó la independencia de Irlanda del Reino Unido bajo el nombre de República Irlandesa. La lectura de la proclamación por Patrick Pearse fuera de la Oficina Central de Correos de Dublín (GPO)[2]​ en Sackville Street (ahora llamada Calle O'Connell), la principal vía de la ciudad, marcó el comienzo del Alzamiento. La proclamación de independencia se inspiró en una similar emitida durante la rebelión de 1803 por Robert Emmet.

Principios de la proclamación

Aunque el Alzamiento fracasó en términos militares, los principios de la Proclamación en diversos grados influyeron en el pensamiento de las generaciones posteriores de políticos irlandeses. El documento constaba de una serie de afirmaciones:

  • que los líderes del Alzamiento hablaban por Irlanda (una afirmación hecha históricamente por movimientos insurreccionales irlandeses);
  • que el Alzamiento era parte de una ola de intentos de lograr la independencia mediante la fuerza de las armas;
  • que la Hermandad Republicana Irlandesa, los Voluntarios Irlandeses y el Ejército Ciudadano Irlandés fueron fundamentales para el Alzamiento;
  • "El derecho del pueblo de Irlanda a la propiedad de Irlanda"
  • que la forma de gobierno debía ser una república;
  • una garantía de "libertad religiosa y civil, igualdad de derechos e igualdad de oportunidades para todos sus ciudadanos", la primera mención de la igualdad de género, dado que las mujeres irlandesas bajo la ley británica no podían votar;
  • un compromiso con el sufragio universal, un fenómeno limitado en ese momento a solo un puñado de países, sin incluir el Reino Unido;
  • una promesa de "querer a todos los hijos de la nación por igual". Aunque estas palabras han sido citadas desde la década de 1990 por defensores de los derechos de los niños, "hijos/niños de la nación" se refiere a todos los irlandeses;[3]
  • las disputas entre nacionalistas y sindicalistas se atribuyen a "diferencias cuidadosamente fomentadas por un gobierno extranjero", un rechazo de lo que más tarde se denominó teoría de las dos naciones.