Pena de muerte

  • uso de penas de muerte en el mundo en 2018:      abolida para todos los cargos, inclusive crímenes de guerra      vigente sólo para crímenes cometidos en circunstancias excepcionales (como los cometidos en tiempo de guerra).      contemplada como una sanción penal, pero no aplicada bajo una moratoria.      contemplada como una sanción penal, se aplica.

    la pena de muerte, pena capital o ejecución consiste en provocar la muerte a un condenado por parte del estado, como castigo por cometer un delito establecido en la legislación. los delitos por los cuales se puede aplicar esta sanción se suelen denominar «delitos capitales».

    la ejecución en criminales y disidentes políticos ha sido empleada por gran parte de las sociedades a lo largo de la historia, tanto para castigar el crimen como para suprimir la disidencia política. actualmente la situación legal de la pena de muerte varía mucho según las regiones del mundo. así, ha sido abolida y penalizada en casi todos los países europeos (excepto bielorrusia), y la mayoría de los correspondientes a oceanía (como australia, nueva zelanda y timor oriental). la mayoría de países latinoamericanos han abolido la pena de muerte, mientras que en países como los estados unidos de américa, y la mayoría de los estados del caribe todavía sigue siendo aplicada. en asia la pena de muerte está permitida en países como china, india, indonesia, irán y japón. en África, todavía se usa en varios países, especialmente de la zona nororiental del continente (egipto, etiopía, libia y sudán). igualmente la pena de muerte sigue siendo aplicada en la mayoría de países árabes y en toda la zona de oriente próximo. los países que le han puesto fin son 160 de los cuales 104 son totalmente abolicionistas, seis la impiden para crímenes ordinarios, en otros seis rige una moratoria y 44 son "abolicionistas de hecho" y no aplican la pena capital.[1]

    en muchos países donde todavía se aplica la pena de muerte, se usa como un castigo para crímenes de asesinato, espionaje, traición, o como parte del derecho militar.[4]

    el tema de la pena de muerte es muy controvertido. los simpatizantes de la misma opinan que su realización reduce el delito, previene su repetición y es una forma de castigo para el asesinato. los detractores argumentan que no reduce el crimen en mayor medida que la cadena perpetua; son peores que el delito y es una discriminación de hecho contra las minorías pobres que puedan no tener recursos suficientes en el sistema legal.

    según el informe anual de ejecuciones judiciales de amnistía internacional, en el año 2003 fueron ejecutadas al menos 1146 personas en 28 países. el 84 % de las muertes documentadas ocurrieron en cuatro países: la república popular china llevó a cabo 726 ejecuciones, irán mató a 108 personas, estados unidos a 65 y vietnam a 64. no obstante, para 2011 el número de ejecuciones judiciales se desconoce, ya que aunque la cifra se redujo a 680 en solo 20 países, este dato no incluye las ejecuciones en china, las cuales amnistía internacional cree son de miles, pero no existen cifras oficiales disponibles. la última nación en abolir la pena de muerte para todos los crímenes fue surinam, en 2015.[5]​ cuatro naciones abolieron en 2015 la pena capital para todos los crímenes (república del congo, fiyi, madagascar y surinam), con lo que suman 102 el número de países que prohíben las ejecuciones. a nivel mundial, irán, pakistán y arabia saudí fueron responsables de casi el 90 % de las ejecuciones, según amnistía internacional.[6]​ en 2016 solo se llevaron a cabo ejecuciones en cinco estados de estados unidos: alabama (2), florida (1), georgia (9), misuri (1) y texas (7), siendo texas y georgia responsables del 80 % de las ejecuciones del país en 2016; ese año el descenso en el número de ejecuciones estuvo motivado en gran medida por las reducciones registradas en irán (un 42 % menos, de un mínimo de 977 a un mínimo de 567) y pakistán (73 % menos, de 326 a 87).[8]

  • historia de la pena de muerte
  • los distintos sistemas posibles en relación con la pena capital
  • extensión actual de la pena capital en el mundo
  • delitos capitales
  • métodos utilizados para causar la muerte en la ejecución de la pena capital
  • argumentos a favor de la existencia de la pena de muerte
  • argumentos en contra de la existencia de la pena de muerte
  • posición de distintos credos
  • la pena capital en el derecho internacional
  • derecho internacional africano sobre la pena capital
  • exclusión de la pena capital en los tribunales penales internacionales
  • abolición en distintos países
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Uso de penas de muerte en el mundo en 2018:      Abolida para todos los cargos, inclusive crímenes de guerra      Vigente sólo para crímenes cometidos en circunstancias excepcionales (como los cometidos en tiempo de guerra).      Contemplada como una sanción penal, pero no aplicada bajo una moratoria.      Contemplada como una sanción penal, se aplica.

La pena de muerte, pena capital o ejecución consiste en provocar la muerte a un condenado por parte del Estado, como castigo por cometer un delito establecido en la legislación. Los delitos por los cuales se puede aplicar esta sanción se suelen denominar «delitos capitales».

La ejecución en criminales y disidentes políticos ha sido empleada por gran parte de las sociedades a lo largo de la historia, tanto para castigar el crimen como para suprimir la disidencia política. Actualmente la situación legal de la pena de muerte varía mucho según las regiones del mundo. Así, ha sido abolida y penalizada en casi todos los países europeos (excepto Bielorrusia), y la mayoría de los correspondientes a Oceanía (como Australia, Nueva Zelanda y Timor Oriental). La mayoría de países latinoamericanos han abolido la pena de muerte, mientras que en países como los Estados Unidos de América, y la mayoría de los estados del Caribe todavía sigue siendo aplicada. En Asia la pena de muerte está permitida en países como China, India, Indonesia, Irán y Japón. En África, todavía se usa en varios países, especialmente de la zona nororiental del continente (Egipto, Etiopía, Libia y Sudán). Igualmente la pena de muerte sigue siendo aplicada en la mayoría de países árabes y en toda la zona de Oriente Próximo. Los países que le han puesto fin son 160 de los cuales 104 son totalmente abolicionistas, seis la impiden para crímenes ordinarios, en otros seis rige una moratoria y 44 son "abolicionistas de hecho" y no aplican la pena capital.[1]

En muchos países donde todavía se aplica la pena de muerte, se usa como un castigo para crímenes de asesinato, espionaje, traición, o como parte del derecho militar.[4]

El tema de la pena de muerte es muy controvertido. Los simpatizantes de la misma opinan que su realización reduce el delito, previene su repetición y es una forma de castigo para el asesinato. Los detractores argumentan que no reduce el crimen en mayor medida que la cadena perpetua; son peores que el delito y es una discriminación de hecho contra las minorías pobres que puedan no tener recursos suficientes en el sistema legal.

Según el informe anual de ejecuciones judiciales de Amnistía Internacional, en el año 2003 fueron ejecutadas al menos 1146 personas en 28 países. El 84 % de las muertes documentadas ocurrieron en cuatro países: la República Popular China llevó a cabo 726 ejecuciones, Irán mató a 108 personas, Estados Unidos a 65 y Vietnam a 64. No obstante, para 2011 el número de ejecuciones judiciales se desconoce, ya que aunque la cifra se redujo a 680 en solo 20 países, este dato no incluye las ejecuciones en China, las cuales Amnistía Internacional cree son de miles, pero no existen cifras oficiales disponibles. La última nación en abolir la pena de muerte para todos los crímenes fue Surinam, en 2015.[5]​ Cuatro naciones abolieron en 2015 la pena capital para todos los crímenes (República del Congo, Fiyi, Madagascar y Surinam), con lo que suman 102 el número de países que prohíben las ejecuciones. A nivel mundial, Irán, Pakistán y Arabia Saudí fueron responsables de casi el 90 % de las ejecuciones, según Amnistía Internacional.[6]​ En 2016 solo se llevaron a cabo ejecuciones en cinco estados de Estados Unidos: Alabama (2), Florida (1), Georgia (9), Misuri (1) y Texas (7), siendo Texas y Georgia responsables del 80 % de las ejecuciones del país en 2016; ese año el descenso en el número de ejecuciones estuvo motivado en gran medida por las reducciones registradas en Irán (un 42 % menos, de un mínimo de 977 a un mínimo de 567) y Pakistán (73 % menos, de 326 a 87).[8]