Motín del HMS Bounty

Fletcher Christian y los amotinados dejan al teniente William Bligh y a otros marineros a la deriva en el mar. Pintura de Robert Dodd en 1790, en el Museo Marítimo Nacional del Reino Unido.

El motín a bordo del navío HMS Bounty de la Marina Real británica tuvo lugar el 28 de abril de 1789 en medio del océano Pacífico. Un grupo de tripulantes insatisfechos, liderados por el ayudante de maestre Fletcher Christian, tomó el control de la embarcación de manos de su capitán, el teniente William Bligh, a quien dejaron a la deriva a bordo de un bote con pocas provisiones junto con otros dieciocho marineros leales. Los amotinados se establecieron en Tahití o en las islas Pitcairn, mientras que Bligh conseguía realizar un viaje de más de 6500 km hasta encontrar tierra, comenzando entonces un proceso para que los amotinados comparecieran ante la justicia.

El Bounty había dejado Gran Bretaña en 1787 para recoger y transportar árboles del pan desde Tahití hasta las Indias Occidentales. La disciplina entre los hombres se deterioró tras cinco meses de descanso pasados en Tahití, periodo en el que muchos marineros vivieron en tierra y entablaron relaciones con mujeres nativas. La relación de Bligh con su tripulación fue empeorando a medida que este imponía castigos cada vez más severos y aumentaba sus críticas y abusos, teniendo a Christian como blanco frecuente. Este terminó por organizar con éxito un motín contra el capitán unas tres semanas después de que el navío dejase Tahití.

Bligh logró regresar a Gran Bretaña en abril de 1790, y el Almirantazgo británico envió al para prender a los amotinados. Catorce fueron capturados en Tahití y aprisionados en el navío, que entonces procedió a buscar (sin éxito) a Christian y al resto de los hombres que se habían escondido en las Pitcairn. El Pandora encalló en la Gran Barrera de Coral en el camino de vuelta, perdiendo a 31 tripulantes y cuatro prisioneros del Bounty. Los diez restantes llegaron a Gran Bretaña en junio de 1792 y fueron juzgados en un consejo de guerra; cuatro fueron absueltos, tres indultados y tres ahorcados.

El grupo de Christian permaneció sin ser descubierto hasta 1808, fecha en que solo uno de los amotinados, John Adams, seguía vivo. Casi todos los demás hombres, incluido Christian, se habían matado entre ellos o habían muerto a manos de los rehenes polinesios. No se tomó ninguna acción contra Adams. Los descendientes de los amotinados con sus consortes tahitianas viven hoy en las Pitcairn. La percepción que acabó calando en el imaginario popular fue la de Bligh como un tirano y Christian como una víctima trágica de las circunstancias, percepción registrada en varias películas sobre los eventos. Sin embargo, historiadores de los siglos XX y XXI están reflejando una imagen más empática de Bligh.

Antecedentes

Navío y misión

Reconstrucción de 1960 del Bounty

El Bounty fue construido en 1784 en el astillero de la familia Blaydes en Kingston upon Hull, Yorkshire, como navío carbonero, originalmente llamado Bethia. Fue rebautizado en mayo de 1787 tras ser comprado por 1950 libras esterlinas por la Marina Real Británica.[a]

El Bounty fue adquirido para transportar árboles del pan de Tahití (entonces llamada «Otaheite»), una isla polinesia en el sur del océano Pacífico, hasta las colonias británicas en las Indias Occidentales. La expedición fue patrocinada por la Royal Society y organizada por su presidente, Joseph Banks, que compartía la visión de los dueños de plantaciones caribeños de que los árboles del pan podrían ser cultivados allá y servir como comida barata para los esclavos.[10]

William Bligh

Bligh por J. Ruffell c. 1792, en el Museo Marítimo Nacional.

El mando de la expedición fue entregado con la aprobación de Banks al teniente William Bligh,[15]

Bligh pasó por un periodo de ociosidad hasta que consiguió trabajo temporal en la marina mercante; en 1785 mandaba el Britannia, buque mercante propiedad del tío de su esposa Duncan Campbell.[19]

Tripulación

La tripulación del Bounty consistía en cuarenta y seis hombres, de los cuales cuarenta y cuatro eran marineros de la Marina Real y dos eran botánicos civiles. Directamente por debajo de Bligh estaban sus suboficiales, nombrados por el Consejo de la Marina y dirigidos por el maestre de navegación John Fryer.[23]

La mayor parte de la tripulación del Bounty fue escogida por Bligh o recomendada para él por patrones influyentes. William Peckover, el artillero, y Joseph Coleman, el armero, habían servido con el teniente en el HMS Resolution;[23]

Banks fue quien escogió a los dos botánicos, o «jardineros». El botánico jefe era David Nelson, un veterano de la tercera expedición de Cook que ya había ido a Tahití y aprendido un poco de la lengua nativa.[33]

El espacio habitable del navío se organizaba a partir del rango. Bligh, tras haber cedido el gran camarote,[35]