Ministro-secretario general del Movimiento

Yugo y las flechas, uno de los símbolos del «Movimiento nacional».

El ministro-secretario general del Movimiento fue un cargo institucional que existió durante la dictadura franquista en España, existiendo como tal entre 1939 y 1977, con breves intervalos temporales. Equivalía al secretario general del partido FET y de las JONS, también conocido como el «Movimiento», aunque como tal contaba con rango ministerial en el Consejo de Ministros.

Historia

Durante el régimen franquista el ministro-secretario general equivalía al lugarteniente del dictador Francisco Franco dentro del partido único, la Falange Española Tradicionalista y de las JONS. FET y de las JONS era una rama política del Movimiento Nacional, siendo el único cauce de participación en la vida pública española durante la dictadura. Salvo algún periodo excepcional, el titular de este cargo fue miembro del Consejo de Ministros, oficialmente fungiendo como ministro-secretario general del Movimiento.

El cargo fue instituido en plena Guerra civil, cuando en diciembre de 1937 Raimundo Fernández-Cuesta fue designado secretario general de FET y de las JONS.[4]

El cargo quedó temporalmente vacante. No obstante, el vicesecretario general de aquel momento, Rodrigo Vivar Téllez, quedó oficialmente a cargo de la Secretaría general y se hizo con las riendas de Falange.[9]​ Durante los siguientes años Solís concentró un gran poder en sus manos, ya que además de dirigir el «Movimiento nacional», también era delegado nacional de Sindicatos.

El ministro-secretario general en 1975, Fernando Herrero Tejedor, murió repentinamente en un accidente de automóvil,[10]​ apenas unos meses después de haber asumido la jefatura del partido único. En toda la historia del régimen franquista fue el único que falleció en ejercicio de su cargo.

Este cargo quedó extinguido con la disolución del partido único el 7 de abril de 1977, durante el periodo del Gobierno de Adolfo Suárez, quien había ocupado el cargo de ministro-secretario hacía solo unos meses antes.[11]​ Tras Suárez, Ignacio García López pasó a ocupar el cargo, siendo el último Secretario general de FET y de las JONS.