Lenguas romances orientales

Lenguas romances orientales
Distribución geográficaRumania, Moldavia, determinadas zonas de los Balcanes, centro y sur de Italia y la isla de Córcega (Francia).
Hablantes115 millones aproximadamente
Filiación genética

Indoeuropeo
  Itálico
   Latino-falisco
    Romance

     Romance oriental
SubdivisionesLenguas balcorrumanas
Lenguas italianas centromeridionales
Dálmata
Western and Eastern Romania.PNG
Lenguas romances occidentales en verde oscuro y lenguas romances orientales en verde claro.
Véase también
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas

Las lenguas romances orientales son una rama lingüística que comprende las variedades romances habladas al sur y este de la línea Massa-Senigallia, las lenguas romances orientales por lo tanto serían el rumano, italiano, siciliano y el extinto dálmata, entre otras variedades romances habladas en el centro y sur de Italia y en los balcanes. Mientras que las lenguas romances situadas al norte y oeste de la línea como el español, portugués, francés, catalán, occitano entre más variedades pertenecerían a la rama occidental. [1]

Hay que distinguir dos términos para las lenguas romances orientales:

Características lingüísticas

  • La principal característica es que conservan las oclusivas sordas intervocálicas /p, k, t/ en contraposición con el romance occidental que sonoriza o pierde.
  • Usan exclusivamente los plurales (-e, -i) derivada del plural nominativo del latín.
  • Palatalización de los grupos latinos (ci, ce) hacia un (/tʃ/) ch en español y los grupos (ti, te) evolucionaron a (ts) y contrasta con el romance occidental donde ambos grupos evolucionaron a (/s/, /z/ /θ/) respectivamente. [3]
  • También las lenguas romances orientales son más conservadoras en aspectos fonéticos y gramaticales con respecto a las lenguas romances occidentales. [4]

Bajo esta definición se incluye también al corso y al gallurés de Cerdeña ya que las lenguas romances insulares no forman un grupo filogenético válido. El corso y gallurés derivan del toscano y están más estrechamente emparentados con el italiano que con el sardo. Además comparten las isoglosas del romance oriental. [5]