Idioma hebreo

Hebreo
עִבְרִית / ‘Ivrit
Hablado enIsrael y comunidades judías en el mundo.[1]​ Lengua litúrgica del judaísmo en más de 80 países.
Hablantes8 049 300 en Israel (2015)
220 000 en Estados Unidos (2000)[2]
Familia

Afro-asiático
 Semítico
  Semítico central
   Semítico occidental
    Lenguas cananeas

       Hebreo
EscrituraHebreo
Estatus oficial
Oficial enIsraelBandera de Israel Israel
Regulado porAcademia del Idioma Hebreo
(האקדמיה ללשון העברית)
Códigos
ISO 639-1he
ISO 639-2heb
ISO 639-3heb
Idioma hebreo.PNG

El hebreo (en hebreo: עִבְרִית, rom.: ʿivrit, pron.: [ʔivˈʁit] o [ʕivˈɾit]) es una lengua semítica de la familia afroasiática hablada, escrita y leída por más de seis millones de personas en Israel y por las comunidades judías de la Diáspora, que comprenden más de 80 países.[3]

Desde la Antigüedad, y más allá de haber sido o no permanentemente hablada a lo largo de sus más de tres milenios de existencia, el hebreo se mantiene e incluso renueva como un importante elemento común y de cohesión en lo que concierne a las diferentes comunidades judías, ya se encuentren en Israel o fuera de dicho país.

El idioma hebreo es, junto con el árabe, idioma oficial del Estado de Israel.[4]

Filiación lingüística

La principal fuente del acervo hebreo es la Torá, preservada en esta estampa de Lilien por La reina del Shabat, en cuyo vestido figuran los caracteres empleados por el idioma hebreo.[5]

El hebreo pertenece al grupo noroccidental de las lenguas semíticas y al subgrupo cananeo. Dicho subgrupo incluye también al fenicio-púnico, al moabita y al amonita. Al otro subgrupo de las lenguas semíticas noroccidentales pertenece el arameo, cuyas similaridades con el hebreo y el fenicio son sumamente evidentes. Posiblemente algunas variedades de fenicio y algunas de hebreo fueran mutuamente inteligibles en un alto grado.

La palabra hebreo (ivrît) no fue usada en la lengua hasta el período asirio. En la Biblia se menciona «la lengua de Canaán» en Isaías 19:18.[9]

La similitud entre el hebreo bíblico y el fenicio, así como también de algunas palabras cananeas que aparecen en las cartas de Amarna desde el siglo XIV a. C., demuestra que la lengua de los israelitas no difería mucho de la de los cananeos. Varias características son comunes al hebreo y el cananeo. Las palabras en Deuteronomio 26:5, «un arameo a punto de perecer fue mi padre» acaso sugieran que algunos ancestros de los israelitas hablaban arameo y que luego adoptaron la lengua de los cananeos, a la que más tarde se conocería como hebreo.[10]​ Sin embargo, no está claro si ese pasaje transmite información sobre historia lingüística.

Con todo, las afinidades del hebreo con la lengua cananea podrían ser explicadas sobre la hipótesis de que los israelitas y sus ancestros ya hablaban una lengua fuertemente relacionada con aquella de los cananeos.