Gerona
English: Girona

Girona
Gerona
Municipio

Bandera de Girona.svg
Bandera
Escut d'armes de Girona.svg

San Pedro de GalligansCatedral
Panorámica
El río Oñar
Gerona ubicada en España
Gerona
Gerona
Ubicación de Gerona en España.
Gerona ubicada en Provincia de Gerona
Gerona
Gerona
Ubicación de Gerona en la provincia de Gerona.
PaísFlag of Spain.svg España
• Com. autónomaFlag of Catalonia.svg Cataluña
• ProvinciaGerona
• ComarcaGironés
• Partido judicialGerona
Ubicación41°59′00″N 2°49′00″E / 41°59′00″N 2°49′00″E / 2.8166666666667
• Altitud69[2]​)
Superficie39,14 km²
Fundación79 a. C.
Población100 266 hab. (2018)
• Densidad2529,71 hab./km²
GentilicioGerundense[3]
Código postal17000–17099
Pref. telefónico972
Alcaldesa (2016)Marta Madrenas (JxCat)
Presupuesto113 449 933,60 €[4]​ (año 2018)
Hermanada conReggio Emilia (Italia)
Albi (Francia)
Bluefields (Nicaragua)
Farsia (Sáhara Occidental)
Nueva Gerona (Cuba)
PatrónSan Narciso de Gerona
PatronaNuestra Señora de Mont
Sitio webwww.girona.cat

Gerona (en catalán y oficialmente Girona, AFI: [ʒiˈɾonə]) es una ciudad y municipio español, capital de la provincia homónima y de la comarca del Gironés, en la comunidad autónoma de Cataluña. Pertenece al ámbito de las comarcas gerundenses (Comarques Gironines) y al sistema urbano de Gerona, según el Plan Territorial General de Cataluña. La ciudad está atravesada por los ríos Ter, Güell, Galligants y Oñar, a una altitud de 75 m sobre el nivel del mar. Su término municipal limita al norte con San Julián de Ramis y Sarriá de Ter, al este con Celrá, al sureste con Juyá y Quart, al suroeste con Fornells de la Selva, Vilablareix y Salt, y al oeste con San Gregorio. El municipio, centro del área urbana de Gerona, cuenta con una población de 100 266 habitantes (INE 2017).

Su casco histórico o Barri Vell se encuentra delimitado en el este por el llamado Paseo de la Muralla, el camino de ronda de las antiguas murallas carolingias (siglo IX) y del bajo medievo (siglos XIV y XV). Entre sus monumentos destacan el Call, antiguo barrio judío, uno de los mejor conservados de España; así como las coloridas Casas del Oñar, construidas en la ribera de dicho río y muy cerca de la catedral, con la nave más ancha del mundo en estilo gótico.[5]

En 2016, la ciudad fue galardonada con el Premio de Europa, una distinción otorgada anualmente por el Consejo de Europa, desde 1955, a aquellos municipios que hayan hecho notables esfuerzos para promover el ideal de la unidad europea. Fue la segunda ciudad española en obtener el galardón, tras Santiago de Compostela.

Historia

La historia de la ciudad se remonta a los asentamientos de los íberos de la tribu de los indigetes en los poblados que rodean y cierran el Llano de Gerona. Hacia el 77 a. C. Pompeyo construyó un oppidum sobre la Vía Heráclea y los ocupantes romanos fundaron la originaria Gerona, denominada en latín Gerunda. La nueva ciudad de Gerunda se repobló con los habitantes del poblado de San Julián de Ramis convirtiéndose en un importante centro de la región, con la articulación de un ager romano que rodeaba la urbe. Pese a que Gerunda se encontraba en el interior, alejada de la costa, disponía de una buena conexión con el puerto de Ampurias.

Capitel gótico medieval, con motivos vegetales, en piedra con fósiles de nummulites.

La ciudad tuvo su primer periodo de esplendor como diócesis de la Iglesia unida a la sede metropolitana de Tarragona, seguido de la ruralización que se desencadenó por todo el antiguo imperio romano, a causa de la ruina general y la pérdida de peso de los ciudadanos. Perteneció a la Corona de Aragón como otros muchos territorios.

La conquista musulmana enseguida afectó a Gerona imponiendo el nuevo poder musulmán un tributo personal y territorial, pero duró poco por su cercanía con el imperio carolingio. El historiador catalán Ramón Abadal i Vinyals lo considera como el inicio de un proceso que condujo al nacimiento de la Cataluña posterior, lo cual viene a demostrar la importancia que Gerona tuvo a lo largo del tiempo. En el 785, la población aniquiló a la guarnición musulmana y entregó la localidad a Carlomagno, a cambio de conservar sus leyes consuetudinarias.[6]

La organización carolingia del territorio convirtió a la ciudad en la sede del Condado de Gerona. Gerona, como sede condal, cumplió holgadamente con su papel y superó las etapas más difíciles del peligro musulmán. Las nuevas murallas reforzaron la plaza fuerte y ampliaron la superficie de la ciudad. En ese momento se da la época de máximo esplendor de la comunidad judía de Gerona con la escuela cabalística. Actualmente, la judería de Gerona, es una de las mejor conservadas de Europa y es una de las atracciones turísticas de Gerona.

Vista del Puente de Piedra, o de Isabel II, fotografiado en 1866-1867, por José Martínez Sánchez. Fototeca del IPCE.

Durante los siglos XV, XVI y XVII la ciudad continuó creciendo y se fueron realizando pequeñas ampliaciones y mejoras de las murallas para proteger a la ciudad de los diversos ataques a los que tuvo que hacer frente hasta finales del siglo XVII y principios del siglo XVII por parte de las tropas francesas en el contexto de las numerosas guerras europeas.

A principios del siglo XIX sufrió una devastación debido a los combates y asedios que sufrió durante la Guerra de Independencia Española. En 1856 se inauguró el actual puente de Piedra, en sustitución de otro medieval, que era muy empinado y estrecho. Este nuevo puente, de la época de la reina Isabel II, es el puente histórico más importante y representativo de la ciudad. Hacia 1889, el Estado mayor del ejército español suprimió la categoría de plaza fuerte que ostentaba Gerona y se permitió el derribo de una parte de las murallas del sur de la ciudad, Gerona empezó a tomar la forma que tiene hoy en día.

El 4 de febrero de 1939 las tropas franquistas ocuparon la ciudad, durante la guerra civil española. En 1960 Gerona fue nombrada la primera Ciutat Pubilla de la Sardana con un mensaje de Josep Mainar i Pons.