Flor de la Vida

El motivo geométrico llamado «Flor de la Vida»
Estudio geométrico de Leonardo da Vinci. Códice Atlántico, folio 309v, 1478–1519.

Flor de la Vida es el nombre que se da a una figura geométrica compuesta de 19 círculos completos del mismo diámetro y 36 arcos circulares que forman un conjunto de forma hexagonal, el cual se incluye a su vez en un círculo mayor. Los 19 círculos completos pequeños de la figura se solapan creando patrones radiales simétricos similares a flores. Este motivo y muchos semejantes han sido empleados desde la antigüedad y en todo el mundo como patrón ornamental para decorar toda clase de superficies.[2]

Origen de la denominación «Flor de la Vida»

La denominación «Flor de la Vida» (del inglés: Flower of Life) para designar a estos motivos es de fecha relativamente reciente[4]​ y se encuentra extendida entre divulgadores de temáticas místicas y esotéricas en el contexto del movimiento Nueva Era.

En ese contexto, Drunvalo Melchizedek (seudónimo de Bernard Perona[6]

En el Osireion, el motivo de la «Flor de la Vida» se encuentra dibujado varias veces con ocre rojo sobre unos muros de piedra; Melchizedek atribuye a estos dibujos una antigüedad de casi 6 000 años.[6]

Se ha señalado, sin embargo, que los dibujos del Osireion están acompañados de letras griegas evidentemente contemporáneas a los mismos —hecho no mencionado por Melchizedek—, por lo cual su origen no sería egipcio, y su antigüedad, considerablemente menor.[3]

El Osireion fue excavado por primera vez por los egiptólogos Flinders Petrie y Margaret Murray hacia 1903. En un informe publicado posteriormente, Murray dice haber encontrado grafiti de origen fenicio, griego y copto sobre las piedras del complejo egipcio, y que las inscripciones coptas estaban realizadas en ocre rojo y también con un pigmento negro, más desvaído.[8]

En cuanto al descubrimiento de los dibujos en cuestión, antes de la publicación del libro de D. Melchizedek ya habían sido descritos y publicados.[9]