Fenómenos de la superficie solar

La nave espacial STEREO (Ahead) observó esta visualmente impresionante erupción prominencia solar el 29 de septiembre de 2008. La prominencia está formada por helio ionizado aproximadamente a 60 000 kelvin.

Este artículo habla de los fenómenos en la superficie solar. El Sol no tiene una superficie sólida (como la de la Tierra), pues es una estrella; sin embargo, es posible observar un límite, que define la forma esférica de la estrella. Dicha línea recibe el nombre de fotósfera, la cual no es un disco dorado, como creía Galileo Galilei, sino que presenta imperfecciones o fenómenos característicos.

Estos fenómenos son variados; sin embargo, son causados por algo en común: la gran actividad magnética del Sol. El ciclo solar, que es la variación de la actividad del Sol, provoca estos fenómenos. Las líneas magnéticas del Sol, cuando se tuercen debido a la diferencia de la velocidad del movimiento de rotación del Sol en sus diferentes latitudes, salen a la superficie, lo que provoca muchos de estos fenómenos.[cita requerida]

Manchas solares

En la imagen una mancha solar, vista desde la Tierra, sin ayuda de ningún aparato especializado

Es una región de la superficie solar donde las líneas magnéticas salen y originan un oscurecimiento y enfriamiento de la región . Las manchas solares aumentan su número durante la actividad máxima solar y disminuyen en la actividad mínima solar. Las más grandes pueden superar los 12 000 kilómetros de diámetro. Están formadas por dos partes: la umbra, que es la región más oscura y fría de la mancha, que además está localizada en el centro, y la penumbra, la parte más exterior, la menos fría y la menos oscura.