Faraón
English: Pharaoh

Faraón del Antiguo Egipto
Pschent2.svg
Corona Doble, símbolo del Egipto unificado
HekaNemesNechacha PioMs.svg
Titular
último
Cleopatra VII

Desde el 51 a. C. hasta el 30 a. C.

Designado porHereditario
DuraciónVitalicio o hasta su abdicación
Primer titularNarmer
Creación3000 a. C
Supresión30 a. C.
Sucedido porEmperador de Roma/Prefecto de Egipto

Faraón (en hebreo, פרעה‎; en griego, φαραώ , copto : ⲡⲣ̅ⲣⲟ Pǝrro) era el título dado al rey en el Antiguo Egipto. Para los antiguos egipcios el primer faraón fue Narmer, denominado Menes por Manetón, quien gobernó hacia el año 3050 a. C. El último faraón fue una mujer: Cleopatra VII, de ascendencia helénica, que reinó del año 51 al 30 a. C.

Sin embargo, el título de "faraón", con su término egipcio pr ˤ3 (per aa), "casa grande", solo debería utilizarse en puridad, cuando Egipto llegó a serlo de verdad, extendiendo su poder más allá de su territorio original, que se produjo solamente a partir del Imperio Nuevo, más específicamente, a mediados de la Dinastía XVIII, posterior al reinado de Hatshepsut.[1]

Los faraones fueron considerados seres casi divinos durante las primeras dinastías y eran identificados con el dios Horus. A partir de la dinastía V también eran «hijos del dios Ra». Normalmente no fueron deificados en vida. Era tras su muerte cuando el faraón se fusionaba con la deidad Osiris y adquiría la inmortalidad y una categoría divina, siendo entonces venerados como un dios más en los templos.

Etimología

La palabra faraón en última instancia deriva del compuesto egipcio pr ꜥꜣ, /ˌpaɾuwˈʕaʀ/ "casa grande o gran casa", escrita con los dos jeroglíficos policonsonánticos pr "casa" y ꜥꜣ "columna", que aquí significa "grande" o "alto". Se usó solo en frases más largas como smr pr-ꜥꜣ "Cortesano de la Casa Grande", con referencia específica a los edificios de la corte o del palacio.[2]​ A partir de la Dinastía XII, la palabra aparece como expresión de deseo "Gran casa, que viva, prospere y esté en salud", pero nuevamente solo con referencia al palacio real y no a la persona.

Per-aa (La Gran Casa)
O1
O29

Durante el reinado de Tutmosis III (c. 1479–1425 aC) en el Nuevo Reino, después del gobierno extranjero de los hicsos durante el Segundo Período Intermedio, "faraón" pasó a ser la forma de tratamiento para la persona quien era el rey.[3]

La primera instancia en la que pr ꜥꜣ se usa específicamente para dirigirse al gobernante de turno es en una carta que va a Akenatón, quien reinó c. 1353–1336 aC, que usa la frase "Gran casa, que viva, prospere y esté en salud".[5]

Desde la Dinastía XIX (1292–1189 aC) en adelante, pr-ꜥꜣ se usó tan regularmente como ḥm, "Majestad".[note 1]​ El término, por lo tanto, evolucionó de una palabra específicamente a un edificio a una designación respetuosa para el gobernante.

La primera aparición datada del título faraón que se adjunta al nombre de un gobernante ocurre en el año 17 del reinado de Siamón (978 - 959 aC) en un fragmento de los anales de los sacerdotes en Karnak.[8]

Para aquel entonces, la palabra egipcia tardía se reconstruyó para que se pronunciara * [parʕoʔ] de donde Herodoto deriva el nombre de uno de los reyes egipcios al griego koiné: Φερων.[10]​ a partir de eso, en la versión septuaginta de la Biblia , se usa φαραώ, translit. pharaō, y luego, en latín tardío, pharaō. El Corán también lo deletrea en árabe: فرعون translit. firʿawn con n al final. El árabe combina el original ayin ع de Egipto junto con la n del griego. Su sonido actual en árabe sonaría como (Fara-Áuna) en español.

En el idioma inglés, al principio se deletreaba "Pharao", pero los traductores de la Biblia del rey Jacobo utilizaron "Pharaoh" con "h" del hebreo. Mientras tanto, en el mismo Egipto, * [par-ʕoʔ] evolucionó al copto sahídico ⲡⲣ̅ⲣⲟ pərro y luego a ərro al confundir p- con el artículo definido "el" (del antiguo egipcio pꜣ).[11]

Otros epítetos notables son nswt, traducido a "rey"; jty para "monarca o soberano"; nb para "señor"; y qꜣ para "gobernante".[note 2]