España democrática actual

Monumento a los abogados de Atocha. En 1977 cinco abogados fueron asesinados en Madrid, lo que marcó la Transición.

La España democrática actual es el régimen constitucional existente en España desde la entrada en vigor de la Constitución española el 29 de diciembre de 1978 hasta la actualidad. Tras la muerte de Francisco Franco se produjo la transición española que acabó con la dictadura de Franco y se aprobó, con el apoyo de más del 85% de la población, una constitución en la cual mediante uno de los artículos se establecía una monarquía parlamentaria con Juan Carlos I como primer monarca. En 2014 se produjo la abdicación del rey en favor de su hijo Felipe VI, actual rey de España.

Transición a la democracia

La muerte del caudillo y general Francisco Franco, el 20 de noviembre de 1975, marcó el inicio de la Transición Española hacia la democracia representativa. Dos días después de la muerte de Franco, Juan Carlos I fue proclamado rey de España, quien había sido designado por Franco , en virtud de lo estipulado en la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947. En julio de 1976 se produjo el cese del presidente del Gobierno Carlos Arias Navarro tras rechazar las Cortes franquistas su Plan para la reforma política. La posterior formación de un Gobierno presidido por Adolfo Suárez González, designado por el rey según la legislación vigente, consiguió abrir el periodo constituyente.

El Gobierno de Suárez envió a las Cortes franquistas el proyecto de ley para la Reforma Política en octubre de 1976, que fue aprobado y, posteriormente, sometido a referéndum siguiendo los requisitos exigidos por las Leyes Fundamentales del Reino. Esta ley supuso una notable alteración de las leyes fundamentales: aunque no introdujo ella misma un sistema democrático-constitucional, hizo posible la creación de uno. Posteriormente, el Real Decreto Ley 20/1977, de 18 de marzo, reguló el procedimiento para la elección de las Cortes, recogiendo el sistema D'Hondt y la financiación estatal de los distintos partidos políticos. En abril del mismo año se legalizó el Partido Comunista de España. Todo ello permitió celebrar las elecciones generales de 1977, las primeras elecciones en España desde febrero de 1936. Para concurrir a ellas fue preciso reconocer al régimen de Juan Carlos I como el único legítimo de España, por lo que muchos partidos que solo reconocían al Gobierno republicano en el exilio no pudieron participar en las elecciones.

Una de las tareas prioritarias de las Cortes fue la redacción de una constitución. Los llamados Padres de la Constitución elaboraron un anteproyecto de constitución que fue aprobado por el Congreso de los Diputados y el Senado. El Proyecto de Constitución, que fue sometido a referéndum, fue ratificado el 6 de diciembre de 1978 por el 87,78 % de votantes. La Constitución fue sancionada el día 27 de diciembre por el rey, y publicado en el BOE el 29 de diciembre. Una vez aprobada la Constitución, las Cortes Constituyentes se disolvieron, y se celebraron las elecciones generales de 1979, las primeras elecciones constitucionales.