Directorio militar de Primo de Rivera

  • alfonso xiii junto al general miguel primo de rivera después de su nombramiento como jefe del gobierno y presidente del directorio militar

    el directorio militar de primo de rivera constituye la primera etapa de la dictadura de primo de rivera instaurada en españa durante el reinado de alfonso xiii tras el triunfo del golpe de estado de primo de rivera del 13-15 de septiembre de 1923. directorio militar fue el nombre que se dio a la institución integrada exclusivamente por militares (ocho generales y un contralmirante) que bajo la presidencia del general miguel primo de rivera debía asesorarle en las funciones de gobierno y en la promulgación de los decretos que tendrían fuerza de ley —las cortes elegidas en abril de 1923 fueron clausuradas—. en diciembre de 1925 el directorio militar fue sustituido por un gobierno en el que había militares y civiles presidido también por primo de rivera, que será conocido como directorio civil, y que constituye la segunda y última etapa de la dictadura primorriverista que finalizó en enero de 1930.

    el régimen del directorio militar, como otros regímenes militares corporativos instaurados en europa oriental y meridional en el periodo de entreguerras, se diferenció del fascismo —establecido en italia tras la marcha sobre roma de octubre de 1922— en que era un sistema de partido único pero tutelado desde el poder y en que el aparato del estado siguió controlado por las viejas clases dominantes que sólo permitían unos cambios limitados. sin embargo, según el historiador eduardo gonzález calleja, «la dictadura primorriverista también guardó algunas semejanzas con el fascismo», como el corporativismo.[1]

    durante esta primera etapa la dictadura cosechó dos grandes éxitos: la solución del problema de marruecos (incluido el asunto de las responsabilidades a las que se les dio carpetazo) y el restablecimiento del orden público en cataluña (dos cuestiones en las que había naufragado la «vieja política» de los partidos del turno). encarrilados estos dos problemas, la «dictadura con rey», como la ha denominado el historiador santos juliá, se planteó su continuidad con la fundación de un régimen político nuevo, de tipo autoritario, basado en un «partido único» —la unión patriótica— al modo de la italia fascista.[2]

  • el nacimiento del directorio militar
  • el estado de excepción permanente y el restablecimiento de la «paz social»
  • el «descuaje del caciquismo»
  • las relaciones con la iglesia
  • la unión patriótica: un partido «apolítico»
  • el reforzamiento del nacionalismo español y la lucha contra el «separatismo»
  • la pacificación de marruecos
  • referencias
  • bibliografía

Alfonso XIII junto al general Miguel Primo de Rivera después de su nombramiento como Jefe del Gobierno y Presidente del Directorio militar

El Directorio militar de Primo de Rivera constituye la primera etapa de la Dictadura de Primo de Rivera instaurada en España durante el reinado de Alfonso XIII tras el triunfo del Golpe de Estado de Primo de Rivera del 13-15 de septiembre de 1923. Directorio militar fue el nombre que se dio a la institución integrada exclusivamente por militares (ocho generales y un contralmirante) que bajo la presidencia del general Miguel Primo de Rivera debía asesorarle en las funciones de gobierno y en la promulgación de los decretos que tendrían fuerza de ley —las Cortes elegidas en abril de 1923 fueron clausuradas—. En diciembre de 1925 el Directorio militar fue sustituido por un gobierno en el que había militares y civiles presidido también por Primo de Rivera, que será conocido como Directorio civil, y que constituye la segunda y última etapa de la Dictadura primorriverista que finalizó en enero de 1930.

El régimen del Directorio Militar, como otros regímenes militares corporativos instaurados en Europa oriental y meridional en el periodo de entreguerras, se diferenció del fascismo —establecido en Italia tras la marcha sobre Roma de octubre de 1922— en que era un sistema de partido único pero tutelado desde el poder y en que el aparato del Estado siguió controlado por las viejas clases dominantes que sólo permitían unos cambios limitados. Sin embargo, según el historiador Eduardo González Calleja, «la dictadura primorriverista también guardó algunas semejanzas con el fascismo», como el corporativismo.[1]

Durante esta primera etapa la Dictadura cosechó dos grandes éxitos: la solución del problema de Marruecos (incluido el asunto de las responsabilidades a las que se les dio carpetazo) y el restablecimiento del orden público en Cataluña (dos cuestiones en las que había naufragado la «vieja política» de los partidos del turno). Encarrilados estos dos problemas, la «dictadura con rey», como la ha denominado el historiador Santos Juliá, se planteó su continuidad con la fundación de un régimen político nuevo, de tipo autoritario, basado en un «partido único» —la Unión Patriótica— al modo de la Italia fascista.[2]