Comunicación interactiva

La comunicación interactiva es un tipo de comunicación en el cuál se produce una interrelación directa entre el emisor y receptor, en la cuál el receptor tiene la capacidad de regular el flujo de información a su gusto. Esta capacidad para la toma de decisiones depende de la estructura de la información proporcionada por el canal a través del cual se transmite el mensaje. Este modelo de comunicación se desarrolla básicamente en la Red. La interactividad entre el emisor y receptor se consigue a través de herramientas como foros, chats, correos electrónicos, juegos en línea o plataformas de redes sociales, entre otros.[1]

Muchas formas de comunicación que antes se consideraban de una sola vía, como los libros y la televisión, se han vuelto interactivas con el auge de las computadoras, Internet y los dispositivos digitales y móviles. Estas tecnologías colaborativas en desarrollo, o nuevos medios, han aumentado rápidamente las oportunidades de comunicación interactiva a través de medios, disciplinas, culturas, clases sociales, ubicaciones e incluso el tiempo.

Interactividad

La tecnología en el mundo globalizado permite mantener a todos comunicados e intercambiar conocimientos para una mejor comunicación y obtener contenidos más específicos. La interactividad, vista desde el punto de vista de la comunicación, supone la retroalimentación que se produce en el proceso comunicativo, en el que el emisor y el receptor intercambian información y se producen respuestas entre ambos elementos de la comunicación.

La comunicación interactiva es un término moderno que abarca formas de conversación que se encuentran en evolución. Es una característica primaria de la presente Era Digital. Nuevos experimentos en diseño de interacción están evolucionando a diario.

Las formas de comunicación interactiva incluyen diálogo básico y comunicación no verbal, libros de juegos, ficción interactiva y narración de cuentos, hipertexto, televisión y películas interactivas, manipulación de fotos y videos, video, videojuegos, redes sociales, contenido generado por el usuario, realidad aumentada, inteligencia ambiental y realidad virtual.