CFC

  • los clorofluorocarbonos (cfc) son derivados de los hidrocarburos saturados obtenidos mediante la sustitución de átomos de hidrógeno por átomos de flúor y/o cloro principalmente.

    los cfc, son una familia de gases que se emplean en diversas aplicaciones, principalmente en la industria de la refrigeración, y de propelente de aerosoles. están también presentes en aislantes térmicos. los cfc tienen una gran persistencia en la atmósfera, de 51 a más o menos 200 años. con el paso del tiempo alcanzan la estratosfera, donde se disocian por acción de la radiación ultravioleta, liberando el cloro y este, comienza con el proceso de destrucción de la capa ozono. cfc es el nombre genérico de un grupo de compuestos que contienen cloro, flúor y carbono, utilizados como agentes que producen frío y como gases propulsores en los aerosoles. sus múltiples aplicaciones, su volatilidad y su estabilidad química provocan su acumulación en la alta atmósfera, donde su presencia, según algunos científicos, es causante de la destrucción de la capa protectora de ozono.

    moléculas de cfc obtenidas por la sustitución de átomos de hidrógeno por átomos de flúor o cloro

    actualmente se sabe que la aparición del "agujero" de ozono sobre la antártida sureste, a comienzos de la primavera austral, está relacionada con la fotoquímica de los cfc presentes en diversos productos comerciales (freón, aerosoles, pinturas, etc.). de hecho, la prohibición de la fabricación y distribución de este tipo de gases ha permitido a la capa de ozono mostrar los primeros indicios de recuperación.

  • tipos de cfc según su comercialización
  • degradación de la capa de ozono
  • riesgos
  • alternativas a los cfc
  • reseña histórica
  • medidas para reducir la emisión de cfcs
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Los clorofluorocarbonos (CFC) son derivados de los hidrocarburos saturados obtenidos mediante la sustitución de átomos de hidrógeno por átomos de flúor y/o cloro principalmente.

Los CFC, son una familia de gases que se emplean en diversas aplicaciones, principalmente en la industria de la refrigeración, y de propelente de aerosoles. Están también presentes en aislantes térmicos. Los CFC tienen una gran persistencia en la atmósfera, de 51 a más o menos 200 años. Con el paso del tiempo alcanzan la estratosfera, donde se disocian por acción de la radiación ultravioleta, liberando el cloro y este, comienza con el proceso de destrucción de la capa ozono. CFC es el nombre genérico de un grupo de compuestos que contienen cloro, flúor y carbono, utilizados como agentes que producen frío y como gases propulsores en los aerosoles. Sus múltiples aplicaciones, su volatilidad y su estabilidad química provocan su acumulación en la alta atmósfera, donde su presencia, según algunos científicos, es causante de la destrucción de la capa protectora de ozono.

Moléculas de CFC obtenidas por la sustitución de átomos de hidrógeno por átomos de flúor o cloro

Actualmente se sabe que la aparición del "agujero" de ozono sobre la Antártida sureste, a comienzos de la primavera austral, está relacionada con la fotoquímica de los CFC presentes en diversos productos comerciales (freón, aerosoles, pinturas, etc.). De hecho, la prohibición de la fabricación y distribución de este tipo de gases ha permitido a la capa de ozono mostrar los primeros indicios de recuperación.