Atentado de Sarajevo

Atentado de Sarajevo
DC-1914-27-d-Sarajevo-cropped.jpg
Ilustración del atentado contra el archiduque Francisco Fernando y su esposa, Sofía Chotek (Achille Beltrame, La Domenica del Corriere, 12 de julio de 1914).
LugarSarajevo, Bosnia y Herzegovina, Bandera de Imperio austrohúngaro Imperio austrohúngaro
Coordenadas43°51′29″N 18°25′44″E / 43°51′29″N 18°25′44″E / 18.42875
Fecha28 de junio de 1914
Arma(s)FN Modelo 1910
MuertosFrancisco Fernando de Austria y su esposa Sofía Chotek
Perpetrador(es)Gavrilo Princip
Sospechoso(s)Mano Negra
MotivaciónOcupación de Bosnia por parte del Imperio austrohúngaro

El atentado de Sarajevo es el término con el que se conoce una serie de ataques que incluyeron el asesinato, el 28 de junio de 1914, del heredero de la corona del Imperio austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando de Austria, y de su esposa, la duquesa Sofía Chotek, en Sarajevo, capital de la provincia imperial de Bosnia y Herzegovina. El atentado fue consecuencia de una conspiración cuyos alcances no han podido ser suficientemente esclarecidos y perpetrado por un grupo de jóvenes bosnios pertenecientes a la organización irredentista Joven Bosnia, entre quienes se encontraba Gavrilo Princip, autor material del asesinato.

Al mando de los conspiradores militares estaban Dragutin Dimitrijević, jefe del espionaje serbio; su brazo derecho, el mayor Vojislav Tankosić y el espía Rade Malobabić. Tankosić armó y entrenó a los ejecutores del atentado y Malobabić les dio acceso a las rutas clandestinas utilizadas por los agentes serbios para infiltrar espías y armamento en Austria-Hungría.

Todos los involucrados en el atentado que aún estaban vivos fueron apresados, juzgados, condenados y castigados. Aquellos que fueron apresados en Bosnia fueron juzgados en Sarajevo, en octubre de 1914. El resto de conspiradores fueron sometidos a una corte serbia en el frente de Salónica —entre 1916 y 1917 bajo control francés—. Esto culminó con la ejecución de los tres principales oficiales involucrados. Gran parte de lo que se conoce sobre los asesinatos del archiduque y su esposa tuvo origen en la información obtenida en esos juicios.

Los autores del atentado han sido ensalzados como "héroes" o "patriotas", o denigrados como "terroristas" o "fanáticos" "ultranacionalistas", según la mirada de los observadores o gobiernos.[4]

Las responsabilidades del atentado es un tema controvertido, existiendo pruebas que indican una sucesión de inexplicables casualidades y graves negligencias de seguridad por parte de las autoridades austrohúngaras, así como indicios no probados sobre una eventual participación de las autoridades serbias.[6]​ Aún cuando la responsabilidad del gobierno de Serbia no pudo ser probada, el Imperio Austrohúngaro lo hizo responsable del atentado y le declaró la guerra, desencadenando una sucesión de respuestas militares cada vez más amplias que terminaron conformando la Primera Guerra Mundial.

Antecedentes

Archiduque Francisco Fernando, heredero del Imperio austrohúngaro.

En 1878 el Imperio austrohúngaro, aprovechando la Guerra ruso-turca (1877-1878), invadió el Vilayato de Bosnia, del Imperio otomano, ubicado en la llamada "frontera militar" que durante más de un siglo había separado a ambos imperios, caracterizada durante siglos por las extremas tensiones étnicas, religiosas, culturales y geopolíticas.[7]​ El Tratado de Berlín de 1878 que puso fin a la guerra y fijó las nuevas fronteras del Imperio otomano, estableció que el Vilayato de Bosnia permanecería bajo administración austrohúngara, aunque oficialmente siguiera perteneciendo al Imperio otomano.

Por ese mismo tratado, Austria-Hungría, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, el Imperio otomano y Rusia reconocieron a Serbia como un Estado soberano. En un primer momento, los monarcas serbios aceptaron reinar dentro de los límites establecidos por este tratado.[8]

La situación cambió en 1903 con el asesinato de Alejandro I de Serbia por parte de un grupo de oficiales liderado por Dragutin Dimitrijević en el palacio real. El grupo capturó a Laza Petrović y le obligó a revelar dónde se escondía el rey Alejandro I y su esposa Draga. Cuando los monarcas fueron descubiertos, resultaron brutalmente asesinados y sus cuerpos fueron arrojados por las ventanas del palacio.[10]

La nueva dinastía, con tintes nacionalistas, se acercó a Rusia y se alejó de Austria-Hungría.[15]

Los éxitos militares y la indignación por la anexión austrohúngara en Bosnia incentivaron la movilización de nacionalistas bosnios y serbios alrededor de organizaciones «culturales» y juveniles, que se oponían al gobierno austríaco.[18]

El bosnio Gavrilo Princip, autor material del asesinato del archiduque Francisco Fernando y su esposa.

El 15 de junio de 1910, Bogdan Žerajić intentó matar al general Marijan Verešanin, que gobernaba Bosnia y Herzegovina con mano de hierro. Žerajić era un serbio cristiano ortodoxo de veintidós años natural de Nevesinje (Herzegovina) que hacía frecuentes viajes a Belgrado.[21]

En 1913, el emperador Francisco José I de Austria le encargó a su sobrino y heredero, el archiduque Francisco Fernando, que asistiera a las maniobras militares que se desarrollarían en Bosnia en junio de 1914.[24]

Francisco José I había consentido el matrimonio de Francisco Fernando con la condición de que sus descendientes nunca pudieran acceder al trono. Sofía era una condesa checa y se le trataba como a cualquier ciudadana en la corte austriaca.[25]​ La pareja cumplía catorce años de matrimonio el 28 de junio. Como el historiador A. J. P. Taylor escribió:

[Sofía] nunca podría tener la misma posición [que Francisco Fernando] (...), jamás podría tener su grandeza, ni siquiera sentarse a su lado en cualquier ocasión pública. Había una brecha... su esposa podría disfrutar del reconocimiento de su posición cuando él estuviera ejerciendo su función militar. Por eso, él decidió, en 1914, inspeccionar el ejército en Bosnia. En su capital, Sarajevo, el archiduque y su esposa podrían sentarse lado a lado en un coche abierto. Por amor, el archiduque perdió la vida.[26]

Francisco Fernando era un defensor de los Estados Unidos de la Gran Austria, un proyecto federalista que reorganizaría Austria-Hungría gracias a la creación de Estados eslavos semiautónomos reunidos en el imperio bajo una tercera corona.[30]