Atentado a la AMIA
English: AMIA bombing

Atentado a la AMIA
Panorama general del atentado a la AMIA.jpg
Edificio de la AMIA totalmente destruido, 18 de julio de 1994.
LugarCalle Pasteur 633
Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Coordenadas34°36′07″S 58°23′58″O / 34°36′07″S 58°23′58″O / -58.39944444
Blanco(s)Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).
Fecha18 de julio de 1994
9:53 am (UTC-3)
Tipo de ataqueCoche bomba o explosivos escondidos en un volquete (suposición)
Muertos85 víctimas[1]
Heridos300+
Sospechoso(s)Hezbolá,[3]
MotivaciónSuspensión de la transferencia de tecnología nuclear argentina a Irak[4]

El atentado a la AMIA fue un ataque terrorista con coche bomba[8]

Hasta 2018 se habían realizado dos juicios orales contra personas acusadas de ejecutar o encubrir el atentado. El primer juicio (2001-2004) reveló un amplio encubrimiento en el que estuvo incluida la justicia argentina y los servicios de inteligencia, y absolvió a todos los acusados.

El segundo juicio se inició en 2015, dictándose sentencia el 28 de febrero de 2019. En el mismo fueron condenados por encubrimiento y corrupción el exjuez de la causa AMIA Juan José Galeano, el exjefe de los servicios de inteligencia Hugo Anzorreguy, Carlos Telleldin y otros altos funcionarios del Estado argentino. Los ex fiscales fueron absueltos por todos los delitos por los que fueron acusados y condenados por el incumplimiento de los deberes de funcionario público, por el cual no habían sido requeridos. El fallo no se encuentra firme.

La justicia argentina detuvo a varias personas acusadas de haber participado en el atentado, la mayoría oficiales de la Policía Bonaerense, que llegaron a permanecer en prisión durante casi una década. En el juicio oral realizado entre 2001 y 2004, se probó que la justicia argentina y los servicios de inteligencia habían fraguado las pruebas en su contra y fueron liberados. También fue detenido en Londres quien fuera embajador de Irán en Argentina Hadi Soleimanpour, acusado por la justicia argentina de ser uno de los organizadores del atentado, pero la justicia del Reino Unido lo liberó luego de examinar la causa, concluyendo que no existían pruebas que lo involucraran.

Al cumplirse 25 años del atentado, el 19 de julio de 2019, el caso dio un giro importante, cuando la Oficina del Tesoro de Estados Unidos anunció que una persona llamada Salman Raouf Salman, perteneciente a la organización libanesa Hezbolá había sido el autor intelectual del atentado a la AMIA en 1994 y ofreció una recompensa de 7 millones de dólares por información que permita detenerlo.[11]

Contexto

Dos años antes del atentado a la AMIA, se realizó otro atentado terrorista contra la embajada de Israel en Buenos Aires, con 22 personas asesinadas. Actualmente existe allí un memorial en el que cada árbol simboliza a cada una de las personas asesinadas.

En 1991 el presidente Carlos Menem —de ascendencia árabe y religión musulmana—, sin autorización del Congreso Nacional, ordenó la participación de Argentina en la Guerra del Golfo, enviando dos fragatas a combatir contra Irak bajo las órdenes de Estados Unidos.[13]

El atentado contra la AMIA registra un antecedente inmediato que es el atentado a la embajada de Israel en Argentina, también ubicada en Buenos Aires, dinamitada con una bomba dos años antes el 17 de marzo de 1992, causando 22 muertos y más de doscientos heridos. Este atentado, por tratarse de una sede diplomática, fue investigado directamente por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que jamás terminó la investigación ni elevó la causa a juicio.

Al año siguiente del atentado a la AMIA, fue asesinado también en un atentado terrorista el primer ministro de Israel Isaac Rabin, quien estaba llevando adelante un exitoso proceso de paz en Medio Oriente por el que recibió el Premio Nobel de la Paz, junto a Shimon Peres y el líder palestino Yasir Arafat.

Los dos atentados cometidos en Argentina se produjeron mientras el gobierno del entonces presidente Carlos Menem, abastecía ilegalmente de armas a Croacia y Bosnia, estos últimos musulmanes apoyados por Irán, país que integraba con Argentina la red de contrabando de armas y explosivos durante las Guerras yugoslavas. Estas operaciones incluyeron la dinamitación de la Fábrica Militar de Armas de Río Tercero, en 1995, que destruyó gran parte de la ciudad y causó la muerte de siete personas y más de 300 heridas.