Advocación mariana

Inmaculada Concepción, de Murillo.

En el catolicismo, una advocación mariana es un modo de referirse a misterios, apariciones, dones o atributos de la Virgen María o a circunstancias históricas o geográficas que rodean a la devoción de una imagen determinada[1]​. La Iglesia católica admite numerosas advocaciones que significan la figura de la madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.